Milei ahoga a los comedores populares: Crisis en Argentina

0
267
Milei ahoga a los comedores populares: Crisis en Argentina
Milei ahoga a los comedores populares: Crisis en Argentina

Cinco millones de personas dependen de los comedores populares para su alimentación diaria.

Eudelia es la última esperanza contra el hambre en su vecindario. Con ingredientes escasos, transforma pequeñas porciones de arroz, zanahoria, cebolla, tomate y pollo en ollas de guiso que alimentan a decenas de familias en el barrio Fátima, un asentamiento en el sur de Buenos Aires (Argentina) Sin embargo, la ayuda gubernamental que recibía se ha detenido, sumiendo a Eudelia y a otros en una lucha desesperada por sobrevivir.

En Argentina, al menos cinco millones de personas dependen de los comedores populares para su alimentación diaria. Estos espacios comunitarios, coordinados por colectivos barriales, organizaciones sociales o la Iglesia Católica, son vitales para millones, pero el Gobierno de Javier Milei ha suspendido el envío de alimentos, alegando la necesidad de revisar el modelo de asistencia.

Eudelia Galeano, de 62 años, llega a las siete de la mañana al comedor Ni un Pibe Ni una Piba Menos. Hoy servirá arroz con pollo para 150 personas, utilizando los únicos suministros que recibió del Gobierno municipal. La suspensión de la ayuda del Gobierno nacional ha dejado a muchos comedores como el de Eudelia sin recursos para alimentar a quienes más lo necesitan.

También te podría interesar leer:

Nicolás Maduro vs. María Corina Machado: Duelo electoral

“No sé cómo lo haré”, admite Eudelia, mientras se enfrenta a la difícil tarea de alimentar a su comunidad con recursos limitados. Sin embargo, no se da por vencida. Adaptándose a la escasez, Eudelia convierte la adversidad en oportunidad, utilizando la creatividad para estirar los ingredientes y satisfacer las necesidades de los más vulnerables.

Los comedores populares, una red de solidaridad vital en momentos de crisis, se enfrentan ahora a una creciente demanda mientras la pobreza se dispara en Argentina. Con la inflación en alza y un porcentaje significativo de la población sin ingresos suficientes para comprar alimentos básicos, la situación es desesperada para millones de argentinos.

La suspensión de la ayuda alimentaria por parte del Gobierno ha desencadenado protestas en todo el país, mientras la emergencia alimentaria no puede esperar más. Mientras tanto, personas como Eudelia luchan cada día para mantener viva la esperanza en sus comunidades, sirviendo como último bastión contra el hambre en Argentina.