Joe Biden retirará las tropas estadounidenses de Afganistán

0
308
tropas estadounidenses
tropas estadounidenses

El presidente de EEUU, Joe Biden, ha decidido que retirará las tropas estadounidense de Afganistán el 11 de septiembre de 2021, cuando se cumplan 20 años de los atentados de Al Qaeda contra Nueva York y el Pentágono que provocaron la intervención militar de Washington en este país, en la que ha sido su guerra más larga. Así lo han asegurado tres fuentes familiares con la decisión de Biden a la agencia Reuters.

Coincidiendo con el vigésimo aniversario del 11-S

La retirada, sin embargo, se hará en base a garantías de seguridad y de derechos humanos, según las mismas fuentes, que hablaron bajo la condición del anonimato, poco antes de que se formalizara el anuncio. No se conocen más detalles sobre este movimiento.

Se espera que el propio Biden anuncie públicamente su decisión y que el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, informen a los aliados de la OTAN mañana miércoles.

De confirmarse esta fecha, EEUU no cumpliría con el plazo para la retirada de sus tropas acordado con los talibán para el próximo 1 de mayo, tal y como pactó la Administración de Donald Trump. La milicia extremista, en un comunicado fechado el mes pasado, amenazó con reanudar las hostilidades contra las tropas extranjeras si no se cumplía la fecha límite de retirada.

Sin embargo, la fecha fijada para el 11-S aún establecería un límite a corto plazo para la retirada, lo que podría disipar las preocupaciones de los talibán de que Biden pudiera prolongar el proceso.

Leer también [Evo Morales celebra victoria de izquierdista Pedro Castillo]

Una fuente oficial de la Administración Biden ha enfatizado que el repliegue no obedecerá a nuevas condiciones. “El presidente ha juzgado que una aproximación basada en condiciones, que es la que ha primado en las últimas dos décadas, es la receta para permanecer en Afganistán para siempre“, ha asegurado.

La fecha límite del 1 de mayo ya había comenzado a parecer cada vez menos probable en las últimas semanas, dada la falta de preparativos sobre el terreno para garantizar que se pudiera hacer de una manera segura y responsable. Los funcionarios estadounidenses también han culpado a los talibán por no cumplir con los compromisos de reducir la violencia y algunos han advertido sobre los vínculos persistentes de los islamistas con afganos Al Qaeda.

Fueron esos vínculos los que desencadenaron la intervención militar estadounidense en 2001 tras los ataques de Al Qaeda el 11 de septiembre en Nueva York y Washington, en los que perdieron la vida 3.000 personas, porque los talibán habían albergado a líderes de Al Qaeda. Miles de soldados estadounidenses y aliados han muerto durante estas dos décadas de combates en Afganistán.

Aún así, la administración Biden defiende que Al Qaeda no representa una amenaza para EEUU en este momento.

En la actualidad, solo hay unos 2.500 soldados estadounidenses en Afganistán, por debajo de un máximo de más de 100.000 alcanzado en 2011. Aproximadamente 2.400 militares estadounidenses han muerto en el curso del conflicto afgano y muchos miles más han resultado heridos.

 

“NO EXISTE UNA SOLUCIÓN MILITAR”

No está claro cómo afectaría la medida de Biden a las próximas conversaciones en Estambul del 24 de abril al 4 de mayo, destinadas a impulsar un proceso de paz afgano y esbozar un posible acuerdo político sobre la nación de Asia Central. La cumbre de 10 días incluirá como participantes a las Naciones Unidas y a Qatar.

Las tropas estadounidenses han proporcionado a Estados Unidos una influencia en los esfuerzos de paz durante mucho tiempo. Pero el alto funcionario de la Administración Biden dijo que Estados Unidos ya no se apegaría a esa estrategia.

No existe una solución militar para los problemas que azotan a Afganistán, y centraremos nuestros esfuerzos en apoyar el proceso de paz en curso“, dijo el funcionario.

La presencia de fuerzas estadounidenses alivió las preocupaciones en Afganistán de que Estados Unidos pudiera darle la espalda al Gobierno de Kabul. “Tendremos que sobrevivir al impacto y no debe considerarse una victoria o toma de poder de los talibán”, dijo una fuente de alto rango del Gobierno afgano, hablando bajo condición de anonimato. “Hasta entonces, esperamos que haya claridad”, agregó la fuente.

El entonces presidente George W. Bush envió fuerzas estadounidenses a Afganistán para derrocar a sus líderes talibán apenas unas semanas después de los ataques del 11 de septiembre. Las fuerzas estadounidenses rastrearon y mataron al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, en Pakistán en 2011 durante la presidencia del sucesor de Bush, Barack Obama.

Con una invasión de Irak liderada por Estados Unidos en 2003 ordenada por Bush, el ejército estadounidense comenzó un período que duró años en el que libró dos grandes guerras simultáneamente, ampliando sus capacidades. Las tropas estadounidenses abandonaron Irak en 2011, bajo la presidencia Obama, aunque algunas fueron desplegadas más tarde bajo Donald Trump en respuesta a la amenaza planteada por los militantes del Estado Islámico.