Falta de sistemas de control en partidos financiados

0
262

Afirma Vigilancia Ciudadana

Margarita Díaz Picasso, directora de Proyectos Electorales de Vigilancia Ciudadana, expresó su preocupación al revelar que la mayoría de los partidos políticos que reciben financiamiento público directo carecen de sistemas de control interno.

“Encontramos que los partidos políticos no cuentan con sistemas de control interno, algo que es una exigencia de la norma (de financiamiento público directo), por ello, es importante también un acompañamiento más cercano para garantizar que todos puedan tener un sistema habilitado que les permita un adecuado uso de los recursos”, declaró Díaz Picasso.

Leer también:[Municipalidad de Lima ofrece cursos técnicos gratuitos]

Análisis de la situación:

La especialista resaltó que, en la mayoría de los casos, el sistema de control en las agrupaciones políticas es inadecuado, deficiente o, en algunos casos, inexistente. Este hallazgo fue confirmado en el segundo informe técnico presentado por Vigilancia Ciudadana.

Ante esta situación, Díaz Picasso subrayó la necesidad de fortalecer la supervisión de las agrupaciones políticas en lo que respecta a su financiamiento, instando a un compromiso compartido entre los partidos y la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

“La ONPE, como organismo supervisor, tiene la obligación de brindar asistencia técnica y acompañamiento. Esta es una obligación de doble entrada: por un lado, los partidos políticos deben ser estrictos en el uso de este recurso, y por otro lado, la ONPE debe acompañarlos para un buen uso, supervisar y sancionar cuando sea necesario”, agregó.

En relación con el segundo informe de Vigilancia Ciudadana, se evidenció que no se pudo verificar el correcto uso de los fondos destinados a capacitaciones y formación política por parte de los partidos. Además, se identificó un caso en el que se alquiló un local partidario sin consignar el contrato correspondiente. Estos hallazgos subrayan la necesidad de una mayor transparencia y responsabilidad en el manejo de los recursos financieros asignados a los partidos políticos.