Estas son las demandas de Putin para detener la invasión

0
305
Vladimir Putin
Vladimir Putin

Los esfuerzos de Turquía para mediar en el conflicto entre Rusia y Ucrania parecen arrojar luz sobre las intenciones de Vladimir Putin. El jueves, el presidente ruso llamó al líder de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y le dijo cuáles eran las demandas precisas de Rusia para un acuerdo de paz con Ucrania.

El presidente ruso llamó al presidente de Turquía y se las manifestó

El principal asesor y portavoz de Erdogan, Ibrahim Kalin -quien fue parte del pequeño grupo de funcionarios que escuchó la llamada- quedó de manifiesto que las demandas rusas se dividen en dos categorías. Según Kalin, las primeras cuatro demandas no son demasiado difíciles de cumplir para Ucrania.

La principal es la aceptación por parte de Ucrania de que debe ser neutral y no debe buscar unirse a laOTAN. El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, ya ha concedido eso. También hay otras demandas en esta categoría que en su mayoría parecen ser elementos que harían que Moscú salvara las apariencias.

Ucrania tendría que someterse a un proceso de desarme para asegurar que no sea una amenaza para Rusia. Tendría que haber protección para el idioma ruso en Ucrania. Y a eso se suma la “desnazificación” de la que habla Putin.

Esto es profundamente ofensivo para Zelensky, quien es judío y perdió familiares en el Holocausto, pero la parte turca cree que será bastante fácil de aceptar para Zelensky.

Quizás sea suficiente que Ucrania condene todas las formas de neonazismo y prometa reprimirlas.

Leer también [Estados Unidos lanza amenaza a China]

La parte difícil

En la segunda categoría de demandas es donde radicaría la dificultad. En su llamada telefónica, Putin dijo que quiere negociar cara a cara con el presidente Zelensky antes de poder llegar a un acuerdo sobre estos puntos. El mandatario ucraniano ya ha dicho que está preparado para reunirse con el presidente ruso y negociar con él frente a frente.

Kalin fue mucho menos específico sobre estos temas. Explicó simplemente que involucraban al “Estado de Crimea” y al “Estado de Dombás”, regiones en el este de Ucrania de las cuales algunas partes ya se separaron del país y reafirmaron su identidad rusa.

Aunque Kalin no entró en detalles, se supone que Rusia exigirá que el gobierno ucraniano ceda territorio en el este de Ucrania. Eso sería profundamente controversial.

El otro supuesto es que Rusia exigirá que Ucrania acepte formalmente que Crimea -la península que se anexó ilegalmente en 2014- ahora pertenezca a la Federación Rusa. Si este es el caso, será un trago amargo para Ucrania.

Sin embargo, eso ya es un hecho consumado, a pesar de que Rusia no tiene base legal para poseer Crimea y, de hecho, firmó un tratado internacional después de la caída de la Unión Soviética, antes de que Vladimir Putin llegara al poder, aceptando que la península era parte de Ucrania.

Aun así, las demandas del presidente Putin no son tan duras como algunas personas temían y parecen no valer toda la violencia, el derramamiento de sangre y la destrucción que Rusia ha infligido a Ucrania.

Dado su férreo control sobre los medios rusos, no debería ser demasiado difícil para él y sus servidores presentar todo esto como una gran victoria.

Sin embargo, para Ucrania tendría serias repercusiones. Si los pequeños detalles de cualquier acuerdo no se resuelven con sumo cuidado, el presidente Putin o sus sucesores siempre podrían usarlos como excusa para invadir Ucrania nuevamente. Podría llevar mucho tiempo llegar a un acuerdo de paz, incluso si un alto el fuego detiene el derramamiento de sangre mientras tanto.

Ucrania ha sufrido terriblemente durante las últimas semanas, y la reconstrucción de los pueblos y ciudades que Rusia ha dañado y destruido llevará mucho tiempo. También el realojo de los millones de refugiados que han huido de sus hogares.

¿Y qué pasa con el propio Vladimir Putin? Ha habido sugerencias de que está enfermo o incluso que sufre un desequilibro mental. Pero Kalin dice que no detectó “en absoluto” nada extraño en la llamada telefónica. Según dijo, Putin había sido claro y conciso en todo lo que decía.

Aunque logre presentar un acuerdo con Ucrania como una gloriosa victoria sobre el neonazismo, su posición ante los rusos quedará debilitada.

Cada vez más personas se dan cuenta de que se extralimitó.Y las historias de los soldados que han muerto o han sido capturados se están difundiendo rápidamente.

 

Putin se da un baño de masas durante el mitin por la anexión de Crimea

El presidente ruso, Vladímir Putin, se trasladó hoy al estadio moscovita de Luzhnikí para participar en el mitin-concierto con motivo del octavo aniversario de la anexión de Crimea. El estadio tiene capacidad para 80.000 espectadores, pero el Ministerio del Interior ruso asegura que hoy había más de 200.000.

En su discurso, Putin afirmó que «el principal objetivo de la actual operación especial en Ucrania es salvar a la gente de este sufrimiento, de este genocidio».

Según sus palabras, «tras el golpe de estado en Kiev, inmediatamente se organizaron operaciones militares punitivas contra los habitantes de Donbass por no estar de acuerdo con la asonada».

El presidente ruso dijo que los residentes de Donbass «fueron sometidos a cañonazos sistemáticos, ataques aéreos, asediados, lo que se conoce como un genocidio». «Pero supimos qué hacer y lo que tenemos que seguir haciendo ahora (…) llevaremos a cabo hasta el final nuestros planes», añadió en alusión a su intención de continuar la guerra hasta la total capitulación de Ucrania.

 

Situación humillante

Habló también de «lo mucho que hemos hecho en estos ocho años por levantar Crimea y Sebastopol». «Hemos hecho cosas que no se ven inmediatamente a simple vistas y son fundamentales: suministro de gas, suministro de energía, servicios comunales, reconstrucción de la red vial, construcción de nuevos caminos, carreteras y nuevos puentes. Era necesario sacar de esa situación humillante, de ese estado humillante en el que estaban inmersas Crimea y Sebastopol cuando formaban parte de este otro Estado que financiaba estos territorios según el llamado principio residual», manifestó Putin.

Su alocución fue breve y se produjo en un descanso durante un concierto. En un momento se cortó la transmisión y cuando se reanudó, Putin ya no estaba en el escenario. Las sospechas de que se hubiera producido algún incidente surgieron de inmediato. Sin embargo, todo ha obedecido a problemas técnicos. La emisión no era en directo sino en diferido, precisamente por si ocurría algo molesto para el régimen.