Cuidado con las estafas piramidales por internet

0
186
Estafas por internet
Estafas por internet

Las estafas piramidales en línea y fraudes informáticos se elevaron durante la pandemia del nuevo coronavirus, que causa el covid-19. Los ciberdelincuentes usan Facebook, YouTube, WhatsApp y Telegram para engañar a peruanos que pasan momentos económicos difíciles debido a la emergencia sanitaria.

El estafado podría convertirse en estafador y exponerse a sufrir penas de hasta 8 años de prisión

Gana 35 o 50 soles diarios trabajando desde casa”, “Usa tus redes sociales para ganar dinero”, “¿Tienes internet? Aprovecha esta oportunidad de trabajo”. Este tipo de “ofertas” de trabajo son difundidas principalmente en grupos y páginas de Facebook y suelen exigir tres requisitos: ser mayor de edad, tener internet y un teléfono celular.

Detrás se esconden fraudes informáticos y estafas en línea bajo esquemas piramidales que incluso podría convertir al estafado en estafador y exponerlo a sufrir penas de hasta 8 años de prisión.

Las propuestas se encuentran disponibles en grupos y páginas con pocos seguidores en Facebook. Además, se exige trasladar la comunicación a las aplicaciones de mensajería como WhatsApp o Telegram previa identificación.

Para esta investigación se utilizó un nombre inventado y se pidió información sobre las ofertas difundidas en Facebook. Los nombres de las empresas a las que los contactos dijeron representar no fueron halladas en la página web de la Sunat y, luego de solicitar el número de RUC, dejaron de responder.

Los captadores piden que los usuarios interesados revisen un video en YouTube en el que les informan sobre una plataforma con cursos online de marketing, películas y canciones que pueden ser reproducidas desde la computadora o el televisor.

Todo este contenido lo tendrás por un pago de 15 dólares. ¿Pero cómo es una oportunidad de trabajo? Cuando tienes la cuenta activa puedes invitar a las personas que quieras al sistema. Esta persona te pagará 15 dólares y solo tú recibes el dinero”, asegura una perteneciente a esta red en un video con 3,600 visitas, colgado en una cuenta creada en el 2013 con cerca de 60 suscriptores.

En otro de los avisos se invita a los interesados a formar parte de una empresa colombiana, cuya persona jurídica no está registrada en el Perú.

LA MODALIDAD

Lo primero que comparten son videos de YouTube con decenas de testimonios de personas que, con billetes en mano, aseguran que esta oferta es lucrativa y solo requiere pocas horas invertidas desde casa.

Desde sus diversas páginas web se indica que, para conseguir el empleo, el usuario debe hacer un pago de 10 dólares que debe ser transferido al “activador”. Con ello podrá acceder al servicio y comenzar a captar clientes desde WhatsApp o Telegram.

Al ingresar a una de las páginas webs promocionadas en YouTube, el navegador muestra el siguiente mensaje: “Es posible que los atacantes estén intentando robar tu información (por ejemplo, contraseñas, mensajes o tarjetas de crédito)”.

Además, se advierte que el certificado de seguridad del sitio web está caducado y se recomienda no ingresar. A inicios de julio, este sitio fue desactivado.

Sin embargo, también cuentan con dos blogs. Al navegar por estas webs con un equipo con protección antivirus, el programa de seguridad advierte que se ha detectado un Adware, un programa malicioso para mostrar anuncios indiscriminadamente, que también puede robar tu información personal.

¿Por qué no son legales estas actividades?

Carlos Cueva, jefe del Departamento de Asuntos Contenciosos de la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS), precisó que este tipo de esquemas piramidales entran en la categoría de “informalidad financiera”.

El riesgo de ser estafado es alto porque las supuestas empresas no están registradas en el Perú y, por ello, no tienen autorización de la SBS para operar recabando fondos de sus clientes.

Estas estafas se caracterizan por el pago requerido para acceder al trabajo. “La captación de dinero o ahorros ha ido evolucionando por la tecnología en esquemas más sofisticados. Hemos encontrado redes creadas en base a esquemas disfrazados de oportunidades de trabajo”, agregó Cueva.

Cada mes se reciben más de 40 consultas por email sobre presuntas estafas, pero lamentó que las víctimas no denuncian los casos.

Por ello, desde el 2016 se realizan investigaciones internas sobre esquemas de informalidad financiera que han permitido detectar más de 30 falsas empresas que prometen bonos o ganancias por invitar a más personas a comprar paquetes o membresías de negocios supuestamente rentables.

La SBS también ha formulado denuncias por intermediación financiera ilegal ante el Ministerio Público luego de obtener pruebas, que resulta complicado porque los nombres usados suelen ser falsos y toda comunicación se realiza por cuentas de WhatsApp o páginas webs que desaparecen a los pocos días.