Con trafas e intimidación Daniel Ortega habría ganado elecciones

0
266
Daniel Ortega
Daniel Ortega

En un proceso electoral con baja asistencia a las urnas, Daniel Ortega lograría un cuarto mandato consecutivo en Nicaragua. El actual mandatario de ese país no tuvo competencia electoral, pues ordenó el arresto de siete posibles candidatos presidenciales de la oposición que se perfilaban como sus principales rivales.

Tras encarcelar a opositores lograría un cuarto mandato consecutivo en Nicaragua

De esta manera, Ortega obtendrá su quinto mandato en Nicaragua, el cuarto consecutivo, tras el cierre de las urnas del proceso electoral donde fue el único candidato.

El Consejo Supremo Electoral de Nicaragua (CSE) dio a conocer los primeros resultados preliminares de las elecciones presidenciales realizadas este domingo en el país.

De acuerdo con Brenda Rocha, presidenta del CSE, con casi el 50% de las mesas escrutadas, el partido del actual presidente Daniel Ortega, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), obtuvo un 74,99% de apoyo a nivel nacional.

Lo siguió el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), que obtuvo un 14% de las preferencias. Luego, las coaliciones Camino Cristiano Nicaragüense (CCN), Partido Liberal Independiente (PLI), Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) y Alianza por la República (Apre), obtuvieron 3,44%, 1,70%, 3,27% y 2,20%, respectivamente.

Tras la detención de los principales líderes opositores en los últimos meses, estos comicios estuvieron marcados por la ausencia de candidatos con posibilidad de arrebatarle la presidencia a Ortega.

Poco después de que se cerraran las urnas, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó de “farsa” las elecciones, y Costa Rica -vecino de Nicaragua- no las reconoció, mientras que el dictador venezolano, Nicolás Maduro, al celebrar la votación, reiteró a su aliado Ortega su apoyo para defender a ese país.

Ortega, quien llegó al poder por las urnas en 2007 y el jueves cumplirá 76 años, asumirá, previsiblemente, otros cinco años como presidente, a la cabeza del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda), junto a la poderosa Rosario Murillo (70), su esposa, candidata a la vicepresidencia por segunda vez.

El exguerrillero sandinista, quien también gobernó el país en los años 1980 luego de que el FSLN derrocara en 1979 al dictador Anastasio Somoza, enfrentó a cinco candidatos derechistas, desconocidos y tachados de colaboradores del gobierno.

El ganador no ha estado en duda, pero la atención se centra en la participación de los 4,4 millones de electores llamados a votar, para elegir también a 90 diputados de un Congreso que, igual que todos los poderes del Estado, está bajo control del Ejecutivo.

Un total de 4,4 millones personas estaban llamadas a votar; sin embargo, el proceso electoral se vio marcado por el ausentismo.

Leer también [Australianos infringen reglas y usan certificados de vacunación falsos]

ARRESTO DE OPOSITORES

Poco antes del proceso electoral, en una ofensiva contra la oposición que comenzó en junio, fueron ilegalizados tres partidos. Siete aspirantes presidenciales y otros 32 activistas sociales, políticos, empresarios y periodistas fueron detenidos, sumándose a unos 120 opositores que aún están presos desde 2018.

Tras votar junto a su esposa, Ortega arremetió contra los opositores y justificó las detenciones. “Estaban conspirando, no querían que se realizaran estas elecciones (…) Son demonios que no quieren la paz”, aseveró, tras calificarlos de “terroristas”.

POSTURAS SOBRE PROCESO ELECTORAL

El FSLN se movilizó casa por casa para llamar a votar, mientras que el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) denunció que existe temor y un control social que intimidó a la gente a la hora de votar.

“Nadie de mi familia fue a votar. Esto fue una burla para los nicaragüenses”, dijo a la AFP la dueña de una tienda de abarrotes, de 49 años, quien pidió anonimato.

Pablo de Jesús Rodríguez, un carpintero de 26 años, votó el centro José de la Cruz Mena: “El presidente ha hecho buenas cosas por nuestro país”, dijo a la AFP.

Ortega es señalado por sus críticos de “nepotismo” y de instaurar una “dictadura”. Él acusa a los opositores de “golpistas” apadrinados por Washington.

RECHAZO

La comunidad internacional, encabezada por Estados Unidos y la Unión Europea (UE), descalificó previamente los comicios por considerarlos no democráticos.

Joe Biden, cuyo país al igual que la UE sancionó al círculo íntimo de Ortega, firmará un arsenal de medidas bajo la ley RENACER para aumentar la presión sobre el gobierno de Ortega.