Chile a un paso de aprobar el esperado matrimonio igualitario

0
144
matrimonio igualitario
matrimonio igualitario

La Cámara Alta visó por 28 votos a favor y 14 en contra la iniciativa que modifica diversos cuerpos legales para regular, en igualdad de condiciones, el matrimonio de parejas del mismo sexo. Un proyecto al que el gobierno puso “suma urgencia” a comienzos de junio.

Cámara Alta visó por 28 votos a favor y 14 en contra la iniciativa

A más de un mes de que el gobierno resolviera poner suma urgencia al proyecto de matrimonio igualitario -decisión que anunció sorpresivamente el Presidente Sebastián Piñera en su cuenta pública-, el texto fue aprobado en particular el último miércoles por 28 votos a favor, 14 en contra y ninguna abstención por la Cámara Alta, por lo que la iniciativa fue despachada a la Cámara de Diputados.

Los 14 rechazos fueron de senadores UDI, RN e independientes afines al bloque oficialista, y posterior a la primera votación, el senador gremialista Juan Antonio Coloma -quien en principio no se manifestó- emitió su voto en contra.

En la sesión se votaron por separado -a solicitud de la senadora Luz Ebensperger (UDI)- artículos relativos a la filiación de los hijos, los que también fueron aprobados con 29 votos a favor, 14 en contra y ninguna abstención.

La votación de este miércoles se produjo tras la aprobación, el pasado 6 de julio, por parte de la Comisión de Hacienda del Senado; resolución con la que la iniciativa fue despachada para su discusión y votación en particular en la Sala de la Cámara Alta. Un debate que se fijó para este martes 20 de julio en sesión extraordinaria, pero que concluyó finalmente este miércoles en la mañana en sesión especial.

Así, el proyecto, que modifica diversos cuerpos legales para regular, en igualdad de condiciones, el matrimonio de parejas del mismo sexo, continuará su tramitación en el Congreso, en la Cámara de Diputados.

SENADO DECIDIRÁ

Tras la aprobación del proyecto, el ministro Segpres, Juan José Ossa, dijo que si bien entienden que el Congreso tiene una gran carga legislativa, pretenden mantener la suma urgencia. “Esta es una convicción del Presidente Piñera que seguiremos impulsando, pero siempre con el máximo respeto a las diferencias que, en estas u otras materias, podamos tener en nuestra coalición”, dijo.

“Quisiera agradecer a quienes hoy aprobaron este proyecto, agradecer a los parlamentarios de de Chile Vamos que también lo hicieron, pero quisiera también decir lo que hemos dicho siempre: Respetamos y valoramos las diferencias, respetamos y valoramos a quienes por distintas razones en Chile Vamos tenían una opinión distinta, en ese sentido, valoramos el tono del debate, pero también hacemos un llamado a que nos respetemos en nuestras distintas posiciones”, explicó Ossa.

Por su parte, la ministra de Desarrollo Social y Familia, Karla Rubilar, sostuvo que “en una jornada histórica para el país, reafirmamos nuestro compromiso de ser el ministerio de todas las familias. A nosotros nos asiste la convicción de que el matrimonio igualitario es el camino que debe seguir el país para avanzar en la no discriminación y donde la igualdad es la regla y la excepción es la desigualdad”.

La subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren -quien además expuso en la sesión de ayer martes-, calificó la jornada como “histórica”. “Nuestro compromiso como Ejecutivo es con las familias, con la inclusión, con una sociedad más libre, más justa, donde la autonomía personal, el respeto de los derechos de los demás, el valor de la familia, la protección de los niños y niñas es donde debemos poner el foco”, dijo.

El proyecto de matrimonio igualitario fue ingresado al Parlamento en 2017, durante el segundo gobierno de la expresidenta Michelle Bachelet. Sin embargo, descansaba en la Cámara desde mayo de 2020, tras su aprobación en general en la sala del Senado. La tramitación fue retomada en junio de este año respondiendo a la suma urgencia ingresada por el Ejecutivo.

LOS ASPECTOS CLAVE DEL PROYECTO

La iniciativa redefine el concepto de matrimonio como “un contrato solemne por el cual dos personas se unen actual e indisolublemente, y por toda la vida, con el fin de vivir juntos, de procrear, y de auxiliarse mutuamente”.

Esto implica que se modifican las obligaciones y deberes, estipulando que, independientemente de si se trata de personas de igual o de distinto sexo, ambos cónyuges deben proveer a las necesidades de la familia común, atendiendo a sus facultades económicas y al régimen de bienes que entre ellos exista.