Desarticulan banda “La Gran Sangre del Sur”

Desarticulan banda “La Gran Sangre del Sur”

Capturan a 17 integrantes, entre ellos un policía. Operaban en Ica, Lima, Ayacucho y Huancavelica

La Gran Sangre del Sur, una de las bandas más peligrosas y violentas del país fue desarticulada tras una exitosa operación de la Policia Nacional y el Ministerio Publico, realizada en Ica, donde fueron detenidos 17 de sus integrantes, uno de ellos miembro de la Policía.

Esta banda se dedicaba desde el 2013 al robo agravado, homicidio, sicariato y extorsión contra pequeños y medianos comerciantes en Ica, Ayacucho, Huancavelica y Lima. La banda incursionó en otros negocios clandestinos como el tráfico, extracción y depredación ilegal de conchas de abanico. Sus tentáculos llegarían incluso al lavado de activos procedentes del narcotráfico.

El cabecilla de la banda era Carlos Alberto Uculmana Gutiérrez, alias Beto, Británico o Betania, hasta que el 25 de junio pasado fuera asesinado de 23 disparos. Su lugar lo ocupó su hermano, José Antonio Uculmana Gutiérrez, alias Chiquiñaca, un delincuente con tres ingresos al penal en el 2001, 2012 y 2014 por los delitos de hurto agravado, tenencia ilegal de explosivos y homicidio simple, respectivamente.

Bajo la tutela de Uculmana funcionaba una organización que cpntaba con un gran aparato logístico: dirigentes contables, testaferros, supervisores logísticos, encargados de seguridad y protección de los integrantes, y un brazo armado ejecutor, pistoleros muchos de ellos menores de edad, denominados pioneritos.

En la intervención participaron 815 policías de distintas unidades, con el apoyo de 47 fiscales especializados en crimen organizado. Las fuerzas del orden allanaron un total de 56 inmuebles.
La Policia responsabilizó a la banda de por lo menos ocho asesinatos por robo o por encargo. Sus víctimas eran empresarios que retiraban dinero de los bancos o realizaban cobros de dinero para pagar las planillas de sus trabajadores. También participó en seis asaltos violentos a garitas de peaje. Operaban en las regiones de Ica (Ocucaje, Santiago y Pisco), Ayacucho (Huancasancos), Huancavelica (Huaytará) y Lima.

Las víctimas eran interceptadas cerca de playas o en peajes, luego eran abandonadas en lugares solitarios. Sin embargo, no dudaba en abrir fuego cuando estas oponían resistencia. Asimismo, eliminaba a quienes interferían con sus actividades ilícitas o desobedecían las exigencias del cabecilla.

La Policía estableció su participación en nueve atracos. Uno de ellos fue el robo a la compañía Shats Ford SAC, el 9 de noviembre del 2015, a la que sustrajo nueve toneladas de productos hidrológicos valorizados en 146,000 soles.

Otro fue el asalto del 31 de julio del 2015 en el peaje de Pampa Galeras, kilómetro 103 de la vía Interoceánica, en Ayacucho, de donde se llevaron 56,000 soles. De igual forma sucedió el 15 de diciembre de ese mismo año en el peaje de Pacra (Huancavelica), cuando se apoderó de 17,000 soles.

Entre los hechos más recientes destaca el asalto a mano armada contra la hiperbodega Precio Uno, el 31 de marzo pasado. Allí se apoderaron de 10 mil soles.
Por otro lado, extorsionaba a obreros de construcción civil, pescadores y empresarios para que paguen cupos a cambio de no atentar contra sus vidas o la de sus familiares.
En paralelo, se dedicaba al sembrío ilegal de concha de abanico en la reserva de Paracas y se apropiaba de la cosecha de sus competidores; asi como la venta de droga en la zona conocida como Barracones, en Pisco. En el operativo, se decomisaron armas y cartuchos de dinamita.

NOTICIAS SIMILARES