Tormenta magnética: peligro de terremotos

Tormenta magnética: peligro de terremotos

Sismos de 6º o más amenazan al Perú en próximos días por nuevo fenómeno

En nuestra edición del 8 de setiembre último, advertimos sobre nuevas corrientes de teorías científicas que han hallado un nexo entre las tormentas solares y su impacto magnético en el núcleo de la Tierra, formado de hierro, que al agitarse por latigazos directos o laterales de las llamaradas solares provocadas por una Eyección de Masa Coronal (EMC), agitan las mareas del magma terrestre y esta a su vez las placas tectónicas.

La medianoche del 7 de setiembre, un terremoto de 8,4º azotó el Estado de Chiapas (México) y el 19, otro de sismo de 7,1º estremeció Puebla y México DF, dejando ambos movimientos telúricos un trágico saldo mortal de aproximadamente 500 personas.
Tres días antes del primer terremoto en México, se produjo una EMC del Sol cuyos vientos solares huracanados (a una velocidad mayor a los 1,969 kms/s) impactó la Tierra aproximadamente a las 6:48 pm del 6 de setiembre.

Ello provocó Tormentas Geomagnéticas (TG) moderadas de Nivel 6 (G2) a partir de las 11 pm del miércoles y de Nivel 7 (G3) desde la 1 am de mañana, del jueves 7 de setiembre del 2017, registraba la Space Weather Prediction Center (SWPC) de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de EE.UU.

A las 7:57 am del 7 se detectó 1 llamarada solar de nivel X9,3 la más potente que se había registrado en el ciclo solar actual (que dura 11 años).
Era la mayor llamarada solar en 14 años y provocó asimismo una tormenta de radiación S2 (moderada).

El 11 de octubre del 2017, acaba de iniciarse una TG de Nivel 5 (G1), considerada leve pero no por ello menos desestabilizadora del núcleo terrestre, ya que el golpe de los vientos solares al Campo Magnético de la Tierra fue moderadamente fuerte la madrugada de este 11 de octubre.
Según la SWPC de la NOAA, sus efectos persistirán hasta este 13 de octubre.

En resumen, el impacto de una TG provocada por una EMC del Sol dirige vientos solares cargados de partículas a una velocidad superior a los 700 kms/segundo cuyo impacto azota el campo geomagnético protector de la Tierra, el cual dependiendo la fuerza de la tormenta solar, no logra contener que partículas magnéticas solares lleguen al núcleo terrestre formado de hierro, que al agitarse por los latigazos directos o laterales de los vientos solares, agitan las mareas del magma terrestre, haciendo, a su vez, bailar las placas tectónicas, es decir, provocando terremotos.

Cuando ello ocurre, la región más amenazada por terremotos mayores a los 6º es el conocido como el Cinturón de Fuego del Pacífico, al cual el Perú pertenece.

NOTICIAS SIMILARES

Peruanos pagamos combustible más caro

Censo: más de un millón  de empadronadores