Gas barato para familias peruanas

Gas barato para familias peruanas

Proyecto de ley busca bajar precio de balón GLP de 40 soles a por lo menos 15

Con el objetivo de contribuir a la mejora económica y la inclusión social de los hogares más pobres, la congresista Marisol Espinoza Cruz, de la bancada de Alianza Para el Progreso, presentó el proyecto de ley ‘Gas barato para los hogares del Perú’, con el fin de democratizar el acceso al gas licuado de petróleo (GLP), en gasocentros y estaciones de servicio.

Esta iniciativa de concretarse beneficiaria alrededor de 2,8 millones de personas que utilizan combustible contaminantes y a más de 3 millones 751 mil familias que tienen acceso a GLP.
El artículo 2 del proyecto propone que los gasocentros y estaciones de servicio que comercialicen GLP permitan la recarga de manera directa envases de 5 y 10 kilos para uso doméstico, en la cantidad de kilogramos que lo demanden las familias.

En los considerandos de la iniciativa se señala que el GLP que se vende en los grifos para uso vehicular es el mismo para uso doméstico. La diferencia es que el gas para viviendas se vende a través de un intermediario que encarece el producto: recargar un balón en el grifo costaría 15 soles en promedio pero a las viviendas llega a un valor promedio de 40.
Las cifras utilizadas en el proyecto están sustentadas por Héctor Platé, presidente del Organismo Peruano de Consumidores y Usuarios (OPECU).

El proyecto de Espinoza Cruz además sostiene que un documento presentado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud señala que más de tres mil millones de personas dependen de los combustibles sólidos para satisfacer sus necesidades básicas como cocinar y calentar agua. Entre estos combustibles se encuentran el carbón, la leña, el estiércol y otros residuos agrícolas, que a la larga provocan enfermedades entre las familias que la utilizan y la deforestación de las zonas de donde se obtienen estos combustibles.

NOTICIAS SIMILARES

Peruanos pagamos combustible más caro

Censo: más de un millón  de empadronadores