Empleados de chicos reality ganan miserias

Empleados de chicos reality ganan miserias

Polémica por pagos mínimos y malas condiciones de trabajo.

A raíz de la denuncia de las trabajadoras de Ignacio Baladán, sobre las condiciones insalubres de su pastelería, han salido personas que trabajan para miembros de la farándula para contar cuánto les pagan y cuáles son sus condiciones de trabajo, las cuales no corresponde a los ingresos de su empleador.

Gamarra es el lugar donde los chicos reality decidieron incursionar en el mundo empresarial, colocando tiendas de ropas. Éste es el caso de Rosángela Espinoza quien factura vendiendo jeans poco más de 20 mil soles mensuales, señaló una vendedora de su local, quien reveló que no cuenta con un contrato formal y que trabaja casi diez horas diarias.

Sheyla Rojas también tiene su marca de ropa, y le paga a su trabajadora, una joven venezolana, 300 soles a la semana. “No me alcanza, pero con eso subsisto”, dijo la extranjera. Cuando se le consultó si tiene un contrato de trabajo, la venezolana dudó en responder.

Yo trabajo entre 10 a 12 horas y gano 1500 soles mensuales. Para nosotras nunca alcanza. Yo tengo muy poco y no sé (sobre contratos). No he podido establecer eso todavía” contó una trabajadora de la brasileña Paloma Fiuza. Por otro lado, la chica que trabaja en la tienda de la modelo Stephanie Valenzuela dijo que sí le reconocen las horas extras.

El sondeo realizado por el programa ‘La Noche es mía’ es solo una muestra de la realidad laboral del país. Empleados reciben un sueldo mucho menor al esfuerzo que brindan a diario, y que encima no cuentan con los beneficios que deberían tener de acuerdo a ley.

NOTICIAS SIMILARES

Shakira se queda sin voz

“Queremos ver al  Perú en el Mundial”