Tome té o jugo de sábila y viva feliz

Tome té o jugo de sábila y viva feliz

Aprenda a prepararlo. Previene numerosas enfermedades: ideal para diabéticos, combate colesterol, ayuda al corazón y a bajar de peso

La sábila posee propiedades medicinales y curativas muy valoradas, es por ello que es una de esas plantas medicinales que se ha utilizado para los remedios caseros y naturales de la medicina tradicional de muchas culturas antiguas. De hecho, en concreto el jugo de sábila se ha utilizado para tratar multitud de afecciones y para restaurar y mantener un buen estado de salud. El jugo de esta planta se puede tomar en ocasiones puntuales o también se puede incluir en la dieta habitual.

1. Previene el estreñimiento. Ayuda a la movilidad del intestino lo que hace que vayamos regularmente al baño y combatir o prevenir el estreñimiento. Si no vamos regularmente al baño puede ser perjudicial para el colon.

2. Ayuda a adelgazar. El jugo de sábila es beneficioso para tomar antes de iniciar una dieta de adelgazamiento porque ayuda a eliminar las sustancias tóxicas acumuladas en el organismo debido a una mala digestión y favorece una mejor función de nuestras células, tejido y órganos. También reduce la acumulación de nueva grasa, ya que, la fibra soluble que contiene la sábila es capaz de unirse a parte de la grasa de los alimentos y la expulsa en lugar de ser absorbida y acumulada. Por si fuera poco, el glucomanano, un componente de la sábila, tiene efecto saciante.

3. Tiene efecto antiinflamatorio. Hay muchas enfermedades crónicas como la diabetes, síndrome de colon irritable, enfermedad de Crohn, enfermedades cardiovasculares, artritis, quemaduras, etc. que están causadas por inflamación. La sábila ayudar a reducir la inflamación y el dolor de las zonas afectadas. Su efecto antiinflamatorio se debe principalmente a compuestos como el campesterol, el lupeol y el Beta-sitoesterol, los tres con acción antiinflamatoria.

4. Contiene vitaminas y minerales. El jugo de sabila nos aporta vitaminas y minerales muy importantes para el correcto funcionamientos de nuestro organismo. Contiene vitamina A, vitaminas del grupo B (B1, B2, B6, B9, B12), vitaminas C y E. También contiene minerales como el hierro, magnesio, zinc, calcio, sodio, manganeso o potasio.

5. Es digestivo. Problemas digestivos como por ejemplo gases, ardor de estómago, úlcera péptica, hinchazón abdominal, síndrome de colon irritable, etc. El jugo de sábila puede restaurar y normalizar las digestiones y mejorar las condiciones del estómago y del intestino delgado, protegiendo las paredes de éste último, evitando la acumulación de toxinas y microorganismos patógenos que pueden causar los síntomas antes indicados y estimulando su eliminación del organismo.

6. Baja el colesterol. El consumo regular de jugo de sábila contribuye positivamente a reducir los niveles de colesterol “malo” o LDL, ya que, el beta-sitosterol del aloe vera favorece la eliminación del colesterol. No sólo ayuda a eliminar el colesterol en las arterias y los niveles de triglicéridos sino que además reduce los niveles de colesterol en el hígado. Reduciendo el colesterol malo ayudamos a prevenir enfermedades cardiovasculares.

7. Aporta aminoácidos esenciales. La pulpa de la sabila nos aporta los 9 aminoácidos esenciales (isoleucina, leucina, histidina, triptófano, lisina, treonina, metionina, fenilalanina y valina). Los aminoácidos esenciales son aquellos que nuestro organismo no puede producir, por lo que es muy importante aportarlos a través de los alimentos.

8. Para la salud bucodental. La sábila nos ayuda a prevenir daños en las encías, reduciendo la inflamación y el sangrado. Además la acción antimicrobial de la sábila ayuda a controlar las poblaciones de bacterias de la boca que producen sarro en los dientes. El jugo también es beneficioso para las llagas o aftas de la boca.

9. Controla el azúcar en sangre. El jugo de aloe vera tiene efecto hipoglucemiante, ayudando a controlar los picos o subidas de azúcar en sangre debido a su contenido en glucomanano. Ayuda a regular el azúcar en sangre, lo cual beneficia especialmente a las personas con diabetes.

¿Cómo preparar el jugo?

Utiliza plantas maduras que tenga de dos años a más, ya que, antes no tienen todas las propiedades beneficiosas. Tenga cuidado con las espinas de los bordes.
Lo primero es cortar la hoja de sábila por arriba y por debajo de la penca, es decir la punta y la base, eliminando así el color blanco que tenía cuando se cortó de la planta.
Luego hacer un corte transversal de la hoja por el lado puntiagudo para dividir la penca en dos y a continuación pelar la piel de la penca.

Es importante tener cuidado con la sustancia amarillenta que está entre la piel de la penca y el gel de la sábila, es decir el acíbar, ya que no es apto para ingerir. Esta sustancia está compuesta por la aloína, que tiene un efecto laxante en el organismo.
Para ello, basta con mantener la hoja en posición vertical hacia abajo durante unos minutos para que la aloína drene. Si prefieres un sistema más rápido puedes enjuagar el trozo de gel que deseas ingerir en agua.

Luego, saca la pulpa con una cuchara grande en la parte más externa de la penca y vas bajándola hacia la base. Sólo queremos la pulpa.
Hecho este proceso, el gel de la sábila ya estará apto para tomar. El gel o la pulpa puede llevarse a una batidora o licuadora y batir hasta lograr un jugo con textura densa. Se puede tomar entre medio vaso y uno entero a lo largo del día. No se tiene porqué tomar solo, este jugo se puede mezclar con jugos de frutas, limonada, infusiones, etc.
El jugo de la sábila durar varios días en el refrigerador pero mientras mas fresco esté, mejor.

NOTICIAS SIMILARES

Hallan el juguete más antiguo

Irán: Acelera programa de misiles