El chanchullo fonavista

El chanchullo fonavista

0 1180

Por Ronald Cortez Calle

Es vergonzoso, por decir lo menos, lo que está sucediendo con  el proceso de  devolución del fonavi a miles de sufridos exaportantes. El desorden y el caos que se ha armado es de padre y señor nuestro. No hay una información fidedigna y el caos reinante en torno a quién y cuánto devolverán es un verdadero enigma. Lo único que se tiene por seguro es que el 19 de enero se empezará el pago a más de 100 mil fonavistas. Esperamos que sea verdad.

La información que da Edgar Ortiz, miembro de la Comisión Multisectorial del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), en el sentido de que se está “haciendo todo lo posible para pagar”, disuena con la de la Asociación Nacional de Fonavistas quien desconoce la devolución promovida por el gobierno porque es “ilegal”.

La verdad del asunto es que el gobierno se ha lavado las manos y ha corrido traslado del problema al MEF y este ha creado una ‘Comisión’, de cuyos miembros solo da la cara Edgar Ortiz, (representante del MEF) quien es el que informa sobre el pago.

La reacción de fastidio de los fonavistas es atendible, teniendo en cuenta que  han esperado por muchos años para que les devuelvan su dinero, y cuando dicen que lo van hacer no saben a qué atenerse, ya que solo se les informa que se les pagará, pero no hay una autoridad confiable que les aclare las dudas de cuanto cobrarán.

Si bien es cierto que se ha habilitado una página web y un número telefónico para acceder a alguna información esto no es suficiente, ya que si se tiene en cuenta la mayoría son personas de la tercera edad, y lo que es más no cuentan con los conocimientos y los medios suficientes como para ingresar a Internet para acceder a la información y certificar sí es que integran el primer padrón oficial que cobrará el 19.

Por ello, desde esta columna hacemos un llamado a las organizaciones pertinentes (Defensoría del Pueblo) para que entren a tallar y ayuden a clarificar el asunto, ya que  la insensibilidad demostrada por el gobierno, en contra de este colectivo social, no es más que una demostración de abuso y desprecio hacia uno de los sectores más débiles y desprotegidos de la Nación. Es despreciable que se juegue con las ilusiones de miles de viejitos que lo único que buscan es que les devuelvan con justicia lo que les detuvieron de sus sobres.

NOTICIAS SIMILARES

0 510