Gallina que come…

Gallina que come…

0 1128

Por: Ronald Cortez Calle

La noticia no pasó desapercibida. La captura del expresidente del club Alianza Lima, Guillermo Alarcón, no ha sorprendido a casi nadie. Corrupto hasta el tuétano, se encaramó a la presidencia del club victoriano en la que hizo y deshizo de los dineros de esa entidad deportiva, hasta casi llevarlo a la quiebra.

Por ese delito solo fue condenado a cuatro años de prisión suspendida por los cargos de fraude a la administración de personas jurídicas y falsedad ideológica en perjuicio de Alianza Lima y del Estado.

En ese entonces la salvó ya que la Primera Sala Penal para Reos en Cárcel adoptó esta decisión por mayoría, con el voto de dos de los tres jueces superiores, quienes determinaron que Alarcón cumpla la citada pena de manera suspendida.

La resolución oficial indicaba que “la suspensión de la ejecución de la pena tiene como fin eludir y/o evitar el probable efecto corruptor de la vida carcelaria”. Para el Poder Judicial, Alarcón era un “delincuente de poca peligrosidad”.

Pero como se verá, el tiempo se encargó de desmentir esta afirmación y las ‘buenas intenciones’ de la mencionada Sala. Alarcón resultó ser un consumado delincuente de saco y corbata y nuevamente, anteayer, fue detenido en su casa de la playa Zorritos, ubicada en la costa norte peruana, debido a sus vínculos con la red de estafa y lavado de activos que lideraba el abogado Rodolfo Orellana.

La Segunda Fiscallía de Lavado de Activos, que despacha la fiscal Marita Barreto, ordenó su detención, y el embargo de una de sus casas en Miraflores, por los cargos de  asociación ilícita para delinquir y lavado de activos. A  ‘Pocho’ se le imputa de haber participado en una estafa que costó más de S/. 7 millones al Gobierno Regional de Arequipa.

El buen ‘Pocho’ se daba la buena vida, gozando en las calurosas playas de Tumbes, dilapidando la coima que cobró por hacer lobby en favor de la empresa Oncoserv Inc, de Eddy Manfreda Geraldino. La mencionada empresa firmó contrato con el Gobierno Regional de Arequipa para implementar servicios de tratamientos contra el cáncer, además de abastecer con equipos al Instituto Regional de Enfermedades Neoplásicas del Sur (IREN). Contrato que nunca cumplió lo que motivo que  el Gobierno Regional de Arequipa rompa el contrato, ante lo cual Oncoserv protestó y terminó por ser favorecida por el Poder Judicial para embargar a la región por un monto superior a siete millones de soles, que le fueron pagados inmediatamente.

Esperamos que en esta oportunidad los ‘buenitos’ del Poder Judicial se dejen de tanta bondad y pongan a buen recaudo a este estafador de marca mayor.

NOTICIAS SIMILARES

0 1080

0 1183