ARMANDO SE HA IDO

ARMANDO SE HA IDO

0 1408

En esta casa Editora, empresarios, periodistas, personal administrativo y trabajadores en general estamos de duelo. El dolor es inmenso, la abrupta partida de nuestro amigo y director, don Armando Campos Linares, nos ha envuelto en la más absoluta tristeza.

Don Armando Campos Linares, director de este diario, se ha ido y no le queda sino a estas páginas, que labró como un dedicado artesano para convertirlo en un periódico al servicio de los fonavistas, trabajadores, jubilados y a ese gran pueblo olvidado que diariamente lucha buscando justicia… En suma, un periódico que le recuerde al pueblo sus derechos y sus deberes.

No nos queda más, en honor a su integridad y lucha, que seguir combatiendo y sacar fuerzas para vencer este pesar tan hondo, ante la ausencia sorpresiva de un ser querido y cumplir su gran ideal: el triunfo de la justicia.

Deja don Armando un vacío enorme no solo en las almas que le conocieron y que tuvimos la providencia de su amistad, sino en la profesión misma del periodismo.

Se ha ido quizás el último periodista de investigación, de aquel linaje que no tenía miedo ni a millones, ni a apellidos y menos a amenazas, cuando llegaba la hora del reportaje denuncia, el cual escribía con la misma artesanía, cuidado y paciencia con que construyó este diario, pero con certera contundencia para revelar a los verdaderos asesinos, a los verdaderos ladrones, a los verdaderos criminales… A todos nuestros lectores, en esta hora aciaga, les prometemos y nos comprometemos a seguir el camino trazado por nuestro director, con la misma fuerza y empeño que él le puso.

No nos temblará la mano para denunciar los abusos y defender los derechos de la gran masa trabajadora. Ese es nuestro lema y compromiso.

En este diario todos los que laboramos en él, sabemos que don Armando inexorablemente está al lado de la Santísima Virgen María y del padre OSJ Sebastián Fancello, quien le enseñó a disciplinar su espíritu cristiano cultivando la modestia, la humildad y el servicio al prójimo, cuando era un joven seminarista.

Vayan, en estas líneas, nuestras más sinceras condolencias para su esposa, hijos y familiares, a quienes dedicó, en cuerpo y alma, su vida.

Dios te tiene en su Gloria, Armando. Ese es nuestro único consuelo…

NOTICIAS SIMILARES

0 1101

0 1056