Alan García votó entre pifias e insultos

0
333
Alan García
Alan García

Cuestionó el Referéndum y dijo que tenía un lado “políticamente peligroso”

El ex presidente Alan García acudió al colegio Carmelitas, en Miraflores, para emitir su voto en el marco del Referéndum 2018. Su presencia causó alboroto entre los votantes que lo recibieron entre pifias, insultos y algunas pocas arengas de apoyo.

A su llegada al colegio, el ex mandatario recibió diversos insultos como “¡Haz tu cola, imbécil!”, y al mismo tiempo, algunos simpatizantes que lo aplaudían y arengaban con un “¡Alan otra vez!“. Pese al fuerte contingente policial, muchos electores intentaron acercarse al líder aprista, quien sufragó rápidamente.

Asimismo, a los exteriores del centro educativo diversos simpatizantes y detractores de García Pérez protagonizaron una breve disputa. Incluso el secretario personal del líder del APRA, Ricardo Pinedo, recibió un puñete de un manifestante.

Esto habría sido como reacción a un escupitajo que el hombre cercano al expresidente profirió en medio de la discusión y que encendió más la discusión. La Policía Nacional separó a los dos bandos, mientras que García subía a su vehículo haciendo caso omiso a los gritos de desaprobación que llegaban desde la calle.

“Esto pudo haberse solucionado con diálogo”

Ya en su vivienda, Alan García señaló que el Referéndum “tiene un lado positivo y un lado políticamente peligroso”.

“Creo que el referéndum tiene dos aspectos, el primero es un conjunto de consultas que estoy seguro podrían haberse solucionado con diálogo entre el poder Ejecutivo y Legislativo. El otro aspecto es el político, de quienes quisieran convertir esto en una especie de plebiscito a favor de personas o de un régimen”, manifestó.

Asimismo, se preguntó en realidad qué tanto cambiaba la vida de las personas con este proceso: “¿Cuánto soluciona el referéndum el problema de la inseguridad ciudadana?, ¿el desempleo?, ¿después del referéndum qué? Prohibiendo la reelección de los actuales congresistas no garantiza la elección de un congreso mejor”.

“No eludo a la justicia, lo que impido es una injusticia”

En otro momento el ex mandatario reiteró que en ningún momento buscó eludir a la justicia, a pesar de su rechazado asilo diplomático al gobierno de Uruguay donde alegaba que era un “perseguido político”.

“Yo no eludo a la justicia, lo que impido es una injusticia en mi contra (…) Mejor es prevenir que lamentar”, comentó ante la prensa al justificar su pedido de asilo a Uruguay, el cual fue finalmente rechazado.