Relaciones internacionales

0
80
Alan García Pérez
Alan García Pérez

El 4 de enero de 2007, recibió al Canciller italiano Massimo d’Alema en La Casa de Pizarro, recibiendo la invitación para visitar Italia, a petición del Presidente Giorgio Napolitano. Asimismo, su par peruano firmó un convenio con el gobierno italiano para un canje de deuda.​ Luego, desde el 6 del mismo mes, vino criticando un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que exigía pagar indemnizaciones a terroristas confesos, caídos en el motín del Penal Castro Castro. García Pérez y el Ministro Rafael Rey hablaron incluso del retiro del Perú de dicha instancia.​ Además, su bancada congresal planteó una acusación constitucional contra su antecesor Alejandro Toledo y su último ministro de Justicia Alejandro Tudela Chopitea por haberse allanado al fallo y permitir que la Corte del veredicto que actualmente ya no está en debate.​ Asimismo, la congresista Keiko Fujimori y otros líderes del fujimorismo afirmaron que el allanamiento ante el fallo propiciado por Toledo, solo buscaba perjudicar a su padre para así acelerar su extradición, diciendo que el odio a su padre, ahora le costará millones al Perú.​ Esto es tomado por algunos sectores como el inicio de una “alianza tácita” entre el fujimorismo y el APRA.

En el transcurso de su gestión, y luego de varios meses de negociaciones entre las cancillerías peruana y boliviana, se reactualizó el proyecto anteriormente denominado BoliviaMar y redenominado ahora MarBolivia, en ocasión del encuentro de Evo Morales y Alan García el 19 de octubre de 2010 en Ilo donde se firmaron varios acuerdos bilaterales y complementarios de aquellos de 1992 y reafirmando la concesión por 99 años del Perú a Bolivia de una salida no soberana al Océano Pacífico, estableciendo una zona franca industrial y económica especial (ZOFIE) y una zona franca turística (ZFT), que no serán un obstáculo en el caso que, en el marco de las conversaciones bilaterales boliviano – chilenas, se llegue a un acuerdo sobre el acceso al mar de Bolivia.​

En ocasión de su Visita de Estado a Chile el 19 y 20 de enero de 2011 se suscribieron dos acuerdos bilaterales para reforzar la relación entre el Perú y dicho país (tránsito fronterizo y lucha contra las drogas) y se acordó trabajar conjuntamente en una multiplicidad de temas diferentes de mutuo interés,​ lo que causó una impresión positiva en la población de ambos países.​ Durante su estadía, el Jefe de Estado peruano entre otras cosas declaró: “Yo soy un convencido de que la unión de Chile y el Perú en sus propósitos, proyectos y políticas va a ser la piedra clave de la verdadera integración de Sudamérica y de América Latina”. “Señor presidente, vamos a seguir trabajando y yo hasta el último segundo en que sea presidente, y desde el primer segundo en que no sea presidente, por el tiempo de los tiempos que sea necesario, porque esta es una apuesta que aquí grabamos, este es un compromiso que aquí hacemos y no me detendré, y estoy seguro que usted tampoco, hasta que haya una sólida y vertebrada alianza sin temores entre nuestros países”.