¿Quién mató a Marisol?

0
231
Marisol Estela Alva
Marisol Estela Alva

Estudiante de enfermería fue asesinada y su cuerpo metido en un cilindro lleno de cemento. Supuestos venezolanos lo iban a enterrar en un descampado de Villa El Salvador

Como Marisol Estela Alva de 25 años fue identificada la mujer cuyo cadáver fue encontrado dentro de un cilindro cubierto de cemento en un descampado de Villa El Salvador.

La víctima, una estudiante de enfermería de un conocido instituto reportada como desaparecida desde el pasado viernes, habría sido sometida a una serie de torturas antes de ser asesinada, según señalaron peritos de criminalística que analizaron el cadáver.
Su identificación se logró gracias al reconocimiento de un familiar y confirmado con exámenes biométricos, realizados por especialistas de la Policía.

¿Venezolanos?

Esta historia macabra se descubrió en la tarde del pasado lunes, en un descampado de la zona de Pachacutec, en Villa El Salvador.
Seis desconocidos sujetos, al parecer de nacionalidad venezolana según los testigos, se disponían a desaparecer el cadáver metido en el cilindro, bajo una modalidad inusual. Sin embargo, la intervención de un grupo de vecinos puso al descubierto a los delincuentes.

Según moradores de la cuadra 67 de la avenida Pachacutec, a las 3 de la tarde del lunes, los hombres llegaron al descampado con una retroexcavadora, afirmando que eran personal de la empresa Luz del Sur, que realizarían trabajos y que iban a cavar una fosa.
Extrañados, los vecinos indagaron exactamente de qué obra se trataba, sin embargo, los falsos trabajadores se negaron a dar detalles y les pidieron de mala forma que se alejen del lugar.

Estudiante de enfermería fue asesinada y su cuerpo metido en un cilindro lleno de cemento
Estudiante de enfermería fue asesinada y su cuerpo metido en un cilindro lleno de cemento

Uno de los vecinos observó que de una minivan ploma sin placa bajaron un pesado cilindro metálico, guantes industriales, una botella con ácido y varias bolsas.
Horas después, cuando los sujetos se habían retirado los vecinos alertados por el fétido olor se acercaron y descubrieron el cilindro enterrado en un hueco.

De inmediato, dieron aviso a la Policía del sector, presintiendo que lo que se escondía al interior del cilindro no era precisamente basura.
Con ayuda de sogas, lampas y maderas sacaron el objeto hasta la llegada de los bomberos que utilizaron una sierra para abrir el cilindro.

Masacrada

Luego de varios minutos en la que los bomberos y policías tuvieron que trabajar con el rostro cubierto por el fuerte olor que despedía el cilindro, hallaron el cuerpo de la estudiante.
El cadáver estaba en posición fetal, con ropa interior y con una tela que le cubría la cabeza y el rostro. En la zona se encontró una chompa y el uniforme del instituto donde la joven estudiaba.
Agentes de Homicidios y peritos de Criminalística quedaron asombrados de la ferocidad del crimen.

El cadáver presentaba torturas, quemaduras provocadas aparentemente por ácido y el cemento. No se ha podido determinar aun si la mujer habría sufrido violación, ni determinado la causa de su muerte.
Según el jefe de la Región Policial Lima, general PNP Gastón Rodríguez por la forma de actuar se trataría de una organización criminal la que habría cometido el homicidio con premeditación y alevosía.

Asimismo se investiga la adquisición de la retroexcavadora, guantes industriales, una botella con ácido muriático y mantas.
“La policia trabaja en establecer el camino del delito, como comenzó y donde terminó”, indicó el alto oficial.

“Por la forma en la que se ha presentado el crimen y haberlo hecho dentro de la ciudad, creo que es una situación atípica y muy sui generis en su accionar, porque no hemos tenido conocimiento de un hecho así”, refirió.
Rodríguez agregó también que se pedirá la visualización de las cámaras de seguridad de una planta de gas Primax que se encuentra en la zona para trabajar en la identificación de los presuntos criminales. Asimismo, como los sujetos consiguieron la maquina retroexcavadora.


Estudiante desaparecida

Marisol Estela Alva (25), era natural de Cajamarca, vivía en el tercer piso de una vivienda alquilada por sus padres, en la manzana 6, lote 18 de la calle Francisco de la Cruz, en San Juan de Miraflores.

Trabajaba en una panadería por horas para pagarse sus estudios de enfermería en el Instituto Arzobispo Loayza.
Según el propietario de la vivienda donde vivía Sol, como era conocida por sus amigos, tenía una relación con un joven conocido como ‘Luis’ quien sería policía y que llegaba esporádicamente a la habitación de la joven.

Asimismo, afirmó que días antes dos amigas de la joven, llegaron hasta el cuarto de la joven, informándole que estaba desaparecida y buscando algún indicio que les ayude a dar con ellas.
El cuerpo de la victima permanece en la morgue de Lima a la espera de la llegada de sus padres, que se encuentran en Cajamarca.