‘Gordito’ le entregó entradas a César Hinostroza

0
163
César Hinostroza y el empresario Antonio Camayo
César Hinostroza y el empresario Antonio Camayo

Nuevo audio entre juez y Antonio Camayo confirman sospechas que recaen sobre Edwin Oviedo

Un nuevo audio entre el suspendido juez supremo César Hinostroza y el empresario Antonio Camayo brinda más referencias sobre quien fue la persona que les entregó las entradas para los partidos de la selección peruana en el Mundial Rusia 2018.

El audio propalado por Canal N, ambos personajes vuelven a hablar sobre un tal ‘Gordito’, a quien también mencionan en otros audios anteriores, al parecer, en referencia al presidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF), Edwin Oviedo.

Hay una agencia de viajes, de mi amiga que me ha mandado, la posibilidad de comprarle a ella. Ella está vendiendo. […] Solamente para un partido nomás pues ¿no? Para que me den la visa, entre comillas, para poder entrar. Si no, no puedo entrar. Y allá en el lugar, ya hemos quedado que ahí me entrega nuestro amigo el Gordito lo demás. ¿No?”, le comenta el magistrado al empresario.

“Capaz nos reunimos esta semana. Pregúntale un ratito, para concretar estas cosas”, agrega Hinostroza en la conversación que data del 7 de mayo de este año.
Cabe recordar que, según reveló un audio difundido por Cuarto Poder, el 8 de marzo de 2018 Hinostroza ya coordinaba con Camayo para que concreten una reunión con su amigo el “Gordito”. En este diálogo, el empresario dejaba entrever que se trataba de Oviedo.
En otro audio del 23 de marzo, publicado por el portal Gato Encerrado, Hinostroza le dice a Walter Ríos, el expresidente de la Corte Superior del Callao, que el “Gordito” les había conseguido las entradas.

Transcripción

CH: Sí, disculpa. Me había olvidado consultarte. El tema de lo mío y de mi esposa. ¿Recuerdas ese tema que estábamos hablando?
AC: Sí
CH: Que tenemos que ir por otro lado.
AC: Sí.
CH: Hay una agencia de viajes, de mi amiga que me ha mandado, la posibilidad de comprarle a ella. Ella está vendiendo.
AC: Ya perfecto.
CH: Solamente para un partido nomás pues ¿no? Para que me den la visa, entre comillas, para poder entrar. Si no, no puedo entrar. Y allá en el lugar, ya hemos quedado que ahí me entrega nuestro amigo el gordito lo demás. ¿No?
AC: Claro. Así es.
CH: Capaz nos reunimos esta semana. Pregúntale un ratito, para concretar estas cosas.
AC: Mañana nos juntamos en mi casa.
CH: Ya. ¿A qué hora?
AC: A las 8. Ocho y media.
CH: En la noche.
AC: En la noche. Sí pues.
CH: Ya de una vez hermano. A las ocho.
AC: Sí.
CH: Chau, chau.