La tragedia familiar detrás de la explosión

0
276
La tragedia familiar detrás de la explosión
La tragedia familiar detrás de la explosión

Una migraña mal tratada a la madre de los hermanos que atentaron contra la Ricardo Palma degeneró en una muerte que no debió ocurrir y en una venganza absurda

Después del atentado a la clínica Ricardo Palma por parte de los hermanos Lenin Alexander (40) y Claudia Rocío Benites Aguirre (44), el jefe de la Séptima Región policial de Lima, Gastón Rodríguez, confirmó que este fue un acto ejecutado con premeditación.

“Los derechos de uno terminan donde comienzan los derechos de los demás. Usted no puede ir a generar un acto con irracionalidad, con obnubilación de la mente, que ponga en peligro a personas que no tienen absolutamente nada que ver, que se están sacando un examen médico como cualquiera de nosotros lo pudo haber hecho”, señaló Rodríguez.
Poco antes, Alejandro Benítez (74), padre de los hermanos heridos, señaló que ellos actuaron en “venganza” contra la clínica, motivados por el dolor que dejó la muerte de su madre, Victoria Aguirre Oviedo.

“No han querido pagar. Ellos actuaron en venganza porque se han negado a pagar y mis hijos han ido y han reventado con cohetones. Mi hija adolorida, de cólera, porque a raíz de eso nos hemos venido abajo, lo hizo”, justificó el progenitor.

La historia

Asimismo, Percy Benites, hermano mayor de los heridos, pidió disculpas por el acto de sus familiares. “Yo no estaba enterado de su situación, si lo hubiese sabido los habría detenido. No justifico lo que hicieron, pido disculpas, trasmitan mis disculpas, pero cuando hay un sistema corrupto, siempre va a suceder esto”.

Pero qué pudo pasar por la cabeza de dos profesionales (el contador, ella odontóloga) para cometer este acto criminal. El dolor por la muerte de su madre y la forma cómo sucedió habría ido abonando un sentimiento de venganza que finalmente llegaron a cometer.
Benites contó que su madre Victoria Aguirre se atendía en la clínica desde 1984. A partir de 1994, comenzó a tener constantes dolores de cabeza, que fueron diagnosticados inicialmente como migraña. Benites reclama que un médico internista no le dio una interconsulta con neurología para un diagnóstico acertado.

Benites Aguirre dijo que su madre en el 2010 presentó dificultades para hablar por lo que fue llevada a la clínica Ricardo Palma donde luego de varios exámenes se le diagnosticó que tenía un tumor cerebral. El 24 de agosto del 2011 fue sometida a una craneotomía ambulatoria.

Según su denuncia, la cirugía no salió bien por lo que fue intervenida una segunda vez ese mismo día. Aguirre Oviedo sufrió daños neurológicos y quedó en coma. “Le habían declarado con muerte cerebral”, indicó.
Luego de seis meses internada en la clínica y ante la amenaza de contraer una infección intrahospitalaria, la familia decidió llevarla a su vivienda donde el 12 de febrero del 2012 falleció.

La batalla legal

Percy Benites dijo que su batalla legal inició en el 2011 y que en el 2014 una resolución de Indecopi falló a su favor y multó a la clínica Ricardo Palma.
Según su versión, la clínica debía pagar 25 UIT “por no haber determinado la enfermedad de mi madre”, 30 UIT “por no haber tratado la hipertensión intracraneal”, 35 UIT “por no tener cuidados postoperatorios” y 1 UIT “por dar información errónea”.
El hermano dijo que el caso de negligencia ha seguido el trámite “en lo civil, siete años. Cinco años en lo penal.
Esto no lo hace cualquiera, hay que tener dinero, hay que tener amistades”.

Estado reservado

El estado de los hermanos es reservado, y según los reportes médicos, el varón presenta fractura expuesta en el miembro inferior izquierdo y quemaduras de segundo y tercer grado, mientras que Claudia Rocío presenta trauma abdominal cerrado y quemaduras en varias partes de su cuerpo.

Según Percy Benites, su hermana Claudia fue la hija que más tiempo dedicó al cuidado de su madre, y que dejo todo por cuidarla día y noche. “Ella debió casarse y tener hijos. No lo hizo por una operación que salió mal”.
Claudia llevaba un tratamiento psiquiátrico, debido al dolor que caló en ella la muerte de su madre. “Mi hermana dormía en el suelo cuidándola. Yo le tengo respeto a pesar de todo, yo la quise, yo quise que se repusiera”.

Según primeros informes médicos, los dos hermanos continúan en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica. Lenin Alexander continúa en estado de inconciencia, totalmente sedado, y Claudia habría despertado, sin embargo, debido a la gravedad de sus lesiones aun no puede comunicarse.


Podrían ir hasta 35 años a la cárcel

Según la PNP, el ataque a la clínica Ricardo Palma, fue un acto “en venganza y premeditado” por lo que los responsables de dicho ataque, podrían recibir la pena máxima de 35 años de prisión.
Según el abogado penalista Luis Lamas Puccio, los responsables podrían ser procesados por homicidio calificado en grado de tentativa, cuya pena va de 15 a 35 años de cárcel, dado que al detonar explosivos pusieron en grave riesgo la integridad y vida de varias personas.
Además, se les podría denunciar por lesiones graves consumadas, cuya pena es no menor a 15 años de prisión, ni menor a 25.