¿Vuelas en azúcar y no lo sabes?

0
330
Glucosa alta
Glucosa alta

Las señales a las que no haces caso de que tu glucosa está muy alta. La diabetes te amenaza

La diabetes es cada vez más una de las enfermedades más comunes. Muchas personas lo padecen, y un número importante desconoce que la tienen.

El retraso en descubrirla implica que, al detectarla, el 50% pueda presentar algún tipo de complicación. Cuando no se controla, la afección puede provocar enfermedades cardíacas, daños renales o en el sistema nervioso o pérdida de visión. “Tienden a desarrollarse gradualmente, por lo que es posible que no te des cuenta de que estás enfermo”, explica Joel Fuhrman, autor de ‘El fin de la diabetes’.

Muchos síntomas son imprecisos, por lo que es posible que no establezcas conexión con la diabetes.

Por eso es importante saber en qué debes poner atención. Estos son algunos signos inesperados de que tus niveles de azúcar en la sangre podrían ser demasiado altos.
Orinas mucho

El aumento de la micción es una señal de que tu nivel de azúcar en la sangre podría estar fuera de control. Cuando eso pasa, los riñones intentan eliminar el exceso a través de la orina, explica Fuhrman.Como resultado, terminas yendo al baño con más frecuencia de lo habitual, incluso a mitad de la noche.

Mucha sed

“Orinar mucho más de lo normal significa que tu cuerpo se está deshaciendo de más agua de lo habitual, lo que te pone en riesgo de deshidratación”, explica Furhman. Eso puede hacerte sentir sediento y boquiabierto, incluso si parece que estás bebiendo la misma cantidad de líquido que siempre.

Visión borrosa

La mácula es una pequeña lente en el centro de tu ojo que es responsable de la visión central aguda. Pero cuando tus niveles de glucosa son demasiado altos, el líquido puede filtrarse en la lente y hacer que se hinche.
Cuando eso sucede, tu vista puede ser borrosa e incierta, incluso si utilizas gafas o lentes de contacto.

Encías sangrantes

Las mismas bacterias que hacen que tus cortes se curen más lentamente también pueden arruinar tus encías. Eso puede volverlas rojizas, hinchadas, sensibles y con mayor probabilidad de sangrado cuando te cepillas o usas hilo dental, lo asegura Elizabeth Halprin, directora clínica de diabetes para adultos en Joslin Diabetes Center de Boston.

Lunares extraños

Si sufres esta enfermedad, tus vasos sanguíneos pueden estar dañados. Eso puede provocar manchas rojizas brillantes o escamosas en la piel, especialmente en la parte inferior de las piernas. Pueden picar e incluso ser dolorosas.
También puedes observar algunas manchas oscuras y aterciopeladas en los pliegues de la piel, especialmente en las axilas, la ingle o el cuello.