Pedaleando esperanza 2

0
227
El Rincon Veneco
El Rincon Veneco

EL RINCÓN VENECO

Por: Alma Llanera

¡Epa mis panas venezolanos y peruanos, qué más! Aquí reencontrándonos en este Rincón Veneco.

Continuo aquí reportaje de la periodista Mónica Vargas de la cadena Univisión me partió el alma al ver el empeño de 2 compatriotas por no medir esfuerzos para alcanzar la esperanza de un futuro:

“El 10 de febrero inició el viaje y su esposa lo acompañó en su bicicleta hasta las afueras de la ciudad. De allí en adelante, pensó, estaría por su cuenta y solo.
“Dos días antes, Jesús y su hermano Johnathan se despidieron de su mamá y de su hermana en el estado de Miranda, en el centronorte del país, agarraron sus bicicletas cargadas con sus cosas y emprendieron viaje rumbo al Perú.

“Antes de hacerlo Jesús, un ingeniero de Telecomunicaciones y Sistemas de 34 años, y Johnathan, un estudiante de Marketing próximo a cumplir 22, abrieron en Facebook el grupo ‘Ciclistas venezolanos a Perú’ anunciando su intención de salir del país e invitando a que se les unan en un viaje en caravana que duraría aproximadamente 28 días.

“‘Nuestros miembros deben tener la voluntad y la fuerza necesaria para afrontar desgaste físico, dormir a la intemperie, soportar el frío, lluvia y sol, asistencia médica y apoyo a otros compañeros en la logística para la alimentación e hidratación y asistencia técnica para las bicicletas’, se lee en la descripción del grupo.

“La idea inicial de los hermanos era salir de Venezuela en bus, pero lo que juntaban para comprar los pasajes no les alcanzaba ante las constantes alzas de los precios.
“El grupo que crearon les fue muy útil por las recomendaciones que fueron recibiendo sobre ejercicios y alimentación que deberían tener en cuenta para aguantar el tremendo desgaste físico que implicaba un viaje de esa magnitud, más aún para ciclistas aficionados como ellos. “También les enviaban consejos sobre medicinas, carpas y repuestos para las bicicletas. Las expresiones de solidaridad los recargaba de energía aún más.

“De las cien personas que inicialmente se habían sumado a la caravana, solo quedaron los hermanos Berríos.
“Problemas con el pasaporte, falta de dinero para alistar las bicicletas, malas condiciones físicas, desnutrición fueron algunos de los inconvenientes que tuvieron los que inicialmente se habían sumado.

“Jesús y Johnathan decidieron no seguir postergando su partida y el 13 de febrero llegaron a la frontera con Colombia. En la ruta conocieron a Javier Corro…”.