Meta: FF.AA debían estar en condición de invadir Chile

0
802
Fuerza Armada
“En este caso, el concepto inicial fue: ‘planear la totalidad de operaciones para aprestar a la Fuerza Armada y colocarla en condición de invadir Chile y obtener el resultado mínimo de recuperar los territorios de Tarapacá y Atacama…” (Imagen: Patriciaarancibiaclavel.cl).

Informe chileno de la previa y desarrollo de la operación peruana de recuperar Tarapacá

Crónicas de la frustrada invasión peruana de Chile hace 43 años

“Chile-Perú: una década de tensión. 1970-1979”, es un informe detallado escrito por la periodista chilena Patricia Arancibia sobre el episodio histórico que pudo cambiar el rumbo de nuestros días para 2 naciones que en 1879-1883 pelearon una guerra y en 1975 estuvieron a punto de retomarla.

“De acuerdo a lo señalado en un artículo de la revista peruana Liberación, a comienzos de 1969, el presidente del Perú general Juan Velasco dispuso que se realizara una apreciación de Inteligencia respecto a Chile, la que fue dirigida por quien era considerado uno de los mejores oficiales peruanos en esa área, el teniente coronel Ludwig Essenwanger…

“La conclusión fue que ‘la capacidad disuasiva de que se disponía respecto al enemigo del sur era de casi uno a uno. Las maniobras recién efectuadas en la Tercera Región Militar (Arequipa) mostraron serias carencias de equipamiento y material de guerra y un consecuente deterioro en el entrenamiento, aunque la moral combativa de las tropas era de muy buen nivel’…

“Basado en dicha apreciación y con el fin de romper el equilibrio, Velasco Alvarado ordenó potenciar la fuerza en la zona sur del Perú, con el objetivo de ponerla en condiciones de operar ofensivamente sobre Chile…
“De acuerdo a la doctrina militar toda operación bélica —la guerra— comienza con la fase de planeamiento, que obedece al concepto del conductor político-estratégico, es decir el Jefe del Estado.

“En este caso, el concepto inicial fue: ‘planear la totalidad de operaciones para aprestar a la Fuerza Armada y colocarla en condición de invadir Chile y obtener el resultado mínimo de recuperar los territorios de Tarapacá y Atacama, en condiciones de continuar operaciones ofensivas hacia Santiago de Chile, manteniendo una línea principal de resistencia (LPR) en la frontera norte con Ecuador, con el fin de neutralizar cualquier acción ofensiva’.

“Aunque, al igual que Fidel Castro en su momento, Velasco había sostenido que mantendría distancia respecto a las potencias de la Guerra Fría, el 17 de febrero de 1969 firmó con la Unión Soviética un importante tratado comercial que le abrió las puertas para iniciar una frenética carrera armamentista, estableciendo lazos cada vez más estrechos con Moscú…”.