Arana y la moderación

0
421
El Rincon Veneco
El Rincon Veneco

EL RINCÓN VENECO

Por: Alma Llanera

¡Epa mis panas venezolanos y peruanos, qué más! Aquí reencontrándonos en este Rincón Veneco.

El congresista del Frente Amplio, Marco Arana, tuvo un acalorado encuentro con dos jóvenes venezolanos que llegaron al Congreso para denunciar, entre otros puntos, la crisis económica y política que vive su país.

El encuentro se dio en el hall de Pasos Perdidos. Con frases como “no hay producción nacional”, “hay más de 200 presos políticos” y “la crisis humanitaria es debido a la cantidad de dinero que se ha robado el régimen”, los jóvenes buscaron persuadir al legislador Arana para que denuncie estos atropellos y tenga un pronunciamiento firme.
Los jóvenes participarán del Parlamento Latinoamericano que se realizará este 11 y 12 de abril.

Sin embargo, ante la diferencia de puntos de vista, el congresista terminó acabando la conversación y se retiró.
“La crisis venezolana requiere la más inmediata solución, en el marco del diálogo y de la paz, del principio de no injerencia política. Esperamos que la crisis pueda resolverse de la manera más inmediata”, explicó el legislador minutos después a la prensa.

Aunque indicó que la crisis que se vive en el país vecino es, en parte, responsabilidad del “bloqueo e injerencia de Estados Unidos”.
El congresista Arana indicó que no avala las violaciones a los derechos humanos y la crisis política que se vive en Venezuela, “pero no implica que la Cancillería sea llevada de la nariz como lo están haciendo ahora, nunca la Cancillería había sido manoseada de esa manera”.
Las declaraciones del legislador del Frente Amplio fueron en alusión al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que fue desinvitado a la Cumbre de las Américas, a desarrollarse en Lima el próximo 13 y 14 de abril.

“(Nicolás Maduro) tiene derecho a venir”, expresó.
Ante este hecho, escuché al analista político Fernán Altuve, cuyo padre es venezolano y sufrió persecución hasta el grado de tener que pedir asilo en la embajada peruana en Caracas, y narró que su padre jamás se le habría ocurrido irrumpir en el Congreso del Perú ha encarar a un legislador peruano “en su casa” siendo refugiados acogidos por nuestro país.

A mi compatriotas les demando moderación y abandonar esa bravuconería que lejos de ayudarnos a los que realmente estamos sufriendo este éxodo de nuestra propia patria, nos deja como blanco de la xenofobia que se ve acercándose se sigue colmándose la paciencia de nuestros hermanos peruanos.
Nuestra Señora de Coromoto les dé sabiduría y paños fríos a algunas cabezas calientes de nuestra comunidad en el exilio.