Granada, una bomba de salud

0
339
Granada
Granada

Utiliza la cáscara para hacer un remedio natural para evitar diabetes, tipos de cáncer, colesterol, enfermedades del corazón, y más. Hoy te decimos como prepararlo.

Sabía usted que la cáscara de Granada posee tantos o hasta más elementos beneficiosos para su bienestar, que la propia fruta. Con la cascara se puede preparar una infusión, que es un verdadero elixir para la salud.

La mayor parte de la población cree que sus funciones son exclusivamente para la piel pero este concepto es un error.

La cáscara de granada también puede ser ingerida ya sea mediante un té pero también se la puede pulverizar y consumirla en algún producto lácteo como un yogur o un batido de frutas.

  • Mejora la diabetes al reducir el nivel de glucosa en la sangre.
  • Fortalece huesos y músculos.
  • Ayuda a disminuir los niveles de colesterol LDL “malo”
  • Ayuda a prevenir varios tipos de cáncer, sobre todo el de próstata y el de mama.
  • Su propiedad astringente ayuda a prevenir la diarrea y elimina parásitos intestinales
  • Combate el mal aliento con una taza de té de granada a la mañana.
  • Antioxidante: Previene la generación de óxidos que dañan las células de nuestro organismo.
  • Previene el envejecimiento prematuro: Esta función se presenta principalmente por su capacidad antioxidante.
  • Es útil contra las enfermedades del corazón. Además, alivia el estrés.
  • Tiene la capacidad de aliviar la tos seca. Alivia el dolor de garganta. al ser ingerida mediante un té se utiliza para los molestos dolores de garganta.
  • Baja la temperatura corporal: Presenta la capacidad de funcionar como un poderoso antifebril.
  • Normaliza la presión arterial: Se recomienda su ingesta a personas con presión arterial alta.
  • La cascara de granada también es muy utilizada como protector la piel.

Como consumirla

Granada
Granada

En infusión o té

Calentar un litro de agua hasta su hervor, luego agregar la cascara de granada de una granada y dejar hervir por aproximadamente 5 a 7 minutos. Retiramos del fuego. Se puede endulzar con miel a nuestro gusto.
Tome el té calientito o como agua de tiempo. Incluso puede hacer gárgaras.

En polvo

Cortar en trozos y colocar en el sol para secar. Las cáscaras están listas cuando se endurecen y son fáciles de romper. Moler la cascara hasta hacer polvo.
Almacene en un frasco lejos de la luz, para preservar los antioxidantes. Esta se puede consumir en jugos o en alimentos.