La “Guerra Fría” entre Perú y Chile

0
825
Bienvenido a Tacna
“En diciembre de 1976, los servicios de Inteligencia chilenos advirtieron la instalación de una unidad de inteligencia encubierta como oficina de información turística en el complejo fronterizo Santa Rosa…”.

Informe chileno de la previa y desarrollo de la operación peruana de recuperar Tarapacá

Crónicas de la frustrada invasión peruana de Chile hace 43 años

“Chile-Perú: una década de tensión. 1970-1979”, es un informe detallado escrito por la periodista chilena Patricia Arancibia sobre el episodio histórico que pudo cambiar el rumbo de nuestros días para 2 naciones que en 1879-1883 pelearon una guerra y en 1975 estuvieron a punto de retomarla.

“Durante el curso de 1976, Chile no descartó la posibilidad de que la Unión Soviética utilizara al Perú para que —en conjunto con Cuba— iniciaran una “guerra de liberación” contra Chile y su régimen político.

“Ese año la revista Aviation Week publicó un reportaje sobre Base Aérea de La Joya, señalando la activa presencia en ella de aviadores y técnicos soviéticos.
“Por su parte, el Defense and Foreign Affairs Daily comentaba que 3,500 soldados cubanos
estaban estacionados en Panamá a la espera de ser enviados secretamente al Perú.
“Antes de 1976, Perú activó nuevamente su aparato militar luego de dejar oficialmente su posición contraria a la idea chilena de un corredor marítimo para Bolivia.

“A partir de noviembrese hicieron sentir una serie de manifestaciones hostiles contra Chile, intensificándose la campaña psicológica sobre la población.
“Se buscaba convertir en un casus belli el rechazo de Chile a la internacionalización de Arica que había propuesto Lima.
“La situación se hizo crítica cuando se detuvo a un teniente coronel de Carabineros y a su señora que estaban de paseo en Tacna.

“Los alumnos de los colegios salían a la calle luciendo insignias de unidades militares y a los del último año se les invitaba a recibir entrenamiento de paracaidistas.
“En diciembre, los servicios de Inteligencia chilenos advirtieron el regreso de 50 oficiales
peruanos procedentes de la URSS tras recibir instrucción en material blindado y se enteraron de la instalación de una unidad de inteligencia encubierta como oficina de información turística en el complejo fronterizo Santa Rosa…”.