Crimen sin nombre

0
344
Crimen
Crimen

Pareja de esposos fueron torturados y asesinados de manera brutal. Principal sospechoso es el hijo del hombre aparentemente por la posesión de una vivienda familiar

Con dos bolsas negras en la cabeza, maniatados y con signos de tortura fueron hallados muertos una pareja de esposos, la madrugada del martes, en un descampado en el distrito de Carabayllo.

Las víctimas fueron identificadas como Samuel Mifflin Espinoza (71) y su esposa Irma Vásquez Peralta (56), quienes presentaban golpes y laceraciones por todo el cuerpo lo que revela la insania con que los autores del crimen actuaron. Samuel Mifflin fue encontrado con una bolsa negra de basura en la cabeza, mientras que su esposa tenía las piernas semiatadas. Ambos presentaban impactos de bala y peritos señalaron que él tenía un cuchillo clavado en la cabeza.

El principal sospechoso del doble asesinato es Jack Mifflin (35), hijo mayor de Samuel, quien habría actuado motivado por la codicia y la ambición.
En paralelo, fue detenida también su madre y primera esposa de Samuel, Isabel Díaz, además de la pareja del presunto asesino, una ciudadana venezolana.

Jack Mifflin fue detenido en su vivienda de la cuadra dos de la calle Estados Unidos, en Comas, y salió con las manos esposadas, según trascendió, el sujeto no habría puesto resistencia.

La policía señala que en esa vivienda se habría producido el doble crimen y desde allí trasladaron los cuerpos a la zona donde los encontraron.
El hallazgo se produjo a las 3 de la madrugada de ayer, en el kilómetro 1.5 de la avenida Camino Real de San Pedro de Carabayllo. Un taxista dio aviso a la policía de la Depincri de Comas para proceder con el levantamiento de los cadáveres, así como el recojo de las evidencias del caso.

Ajuste de cuentas o asesinato

Jack Mifflin habría actuado por codicia señala una de las fuentes policiales.
Walter Peralta, hermano de Irma, sostiene que nunca la familia de la occisa estuvo de acuerdo con su nueva relación. “Siempre le llamé la atención a mi hermana porque se metió en este lío” indicó.

La historia familiar de Samuel Mifflin no era para alegrarse. Jack mantenía una disputa legal con su padre por la propiedad de la casa donde precisamente habría ocurrido el crimen. En diversas oportunidades arremetió contra su progenitor por temas de herencia.
Tanto Jack como su madre no pretendían compartir la casa con la nueva pareja de su padre. Por eso lo desalojaron y luego de un proceso, el Poder Judicial le dio la razón a Samuel y pudo hacer posesión de la mitad de la vivienda.

Los familiares de Irma indicaron que para evitar problemas, la pareja de esposos se fue a vivir a un departamento aparte, sin embargo, el hostigamiento de su hijo no habría cesado.
“Ha habido incursiones en la casa del fallecido de unos maleantes por la disputa de la casa, se han denunciado e incluso ha habido incursiones de manera violenta en el domicilio del fallecido”, señaló. La pareja deja una hija de 15 años en la orfandad.

Amante de los tatuajes

Jack Mifflin residía junto a su madre en EE.UU y según versiones de los parientes, él llegó a Lima con la intención de pelear la posesión de la vivienda. Jack habría sido deportado por presentar una serie de antecedentes policiales y penales por los delitos de robo y estafa. A la vez estaría involucrado en un crimen.
En su página de Facebook se muestra como un amante de los tatuajes y es aficionado del gimnasio.
También hace ostento de joyas de oro, costosos relojes y viajes.