“Cualquier chispa podía encender la llama”

0
356
Ejercito chileno
“‘No se podía descartar nada’, recuerda el coronel Mena, ‘por lo que nos preparamos para lo peor. Todos estaban en sus puestos de combate y dejé en el regimiento sólo al personal de servicio, vestido de parada para dar sensación de normalidad…”

Informe chileno de la previa y desarrollo de la operación peruana de recuperar Tarapacá

Crónicas de la frustrada invasión peruana de Chile hace 43 años

“Chile-Perú: una década de tensión. 1970-1979”, es un informe detallado escrito por la periodista chilena Patricia Arancibia sobre el episodio histórico que pudo cambiar el rumbo de nuestros días para 2 naciones que en 1879-1883 pelearon una guerra y en 1975 estuvieron a punto de retomarla.

“El 18 de septiembre de 1974, el regimiento Rancagua estaba en alerta máxima, pese a que una delegación oficial de Tacna, encabezada por el general peruano Artemio García, había anunciado su asistencia a la celebración de las Fiestas Patrias.
“‘No se podía descartar nada’, recuerda el coronel Mena, ‘por lo que nos preparamos para lo peor. Todos nuestros oficiales y soldados estaban en sus puestos de combate y dejé en el regimiento sólo al personal de servicio, vestido de parada para dar una sensación de normalidad.

“‘Luego, como si fuera algo de lo más natural, invité a García a Putre…No se lo podía creer, ya que ellos estaban convencidos de que allí nosotros ocultábamos parte de nuestras fuerzas… “‘Era así, pero yo había dado la orden de fondear y mimetizar todo en el entendido que mientras García estuviera con nosotros era muy difícil que se iniciara una ofensiva…

“‘Después de un par de horas viajando por un camino endemoniado, llegamos arriba donde el único capitán que habíamos dejado a cargo de la unidad tuvo que hacer malabares lingüísticos para cambiar la fuerte y encendida alocución patriótica, propia de estas ceremonias.

“‘Todo resultó bien, pero la verdad es que la guerra era casi un hecho y cualquier chispa podía encender la llama’…
“Preocupados de mejorar la instrucción de sus hombres y darles algo más de tiempo para ejercitar con el nuevo armamento, el Alto Mando peruano fue atrasando el día D.
“El tiempo, con todo, jugaba a favor de Chile, que debía lidiar con problemas internos y con una crisis económica de magnitud, heredada de la Unidad Popular…”.