Desmontando otra mentira chilena

0
756
Croquis del denominado “Combate de Marga-Marga”
Croquis del denominado “Combate de Marga-Marga” en 1976 donde armada chilena se vio sorprendida por la presencia de un submarino peruano frente a costas de Viña del Mar.

Informe chileno de la previa y desarrollo de la operación peruana de recuperar Tarapacá

Crónicas de la frustrada invasión peruana de Chile hace 43 años

“Chile-Perú: una década de tensión. 1970-1979”, es un informe detallado escrito por la periodista chilena Patricia Arancibia sobre el episodio histórico que pudo cambiar el rumbo de nuestros días para 2 naciones que en 1879-1883 pelearon una guerra y en 1975 estuvieron a punto de retomarla.

En una parte de dicho informe, Arancibia insinúa que un supuesto submarino peruano terminó hundido por la armada chilena frente a las costas de Reñaca (Viña del Mar, Valparaíso) en febrero de 1976.

Pero el portal web Deftech.wordpress.com demostraría con argumentos sólidos que dicho hundimiento quizás nunca ocurrió.

“Además, existió un hecho suscitado durante el conflicto de Falso Paquisha, en 1981, conocido como ‘120 torpedos en 48 horas’, donde el capitán de Fragata (r) Juan Arrisueño Gómez de la Torre narra como el BAP La Pedrera ve dañada su propela en 2 ocasiones, siendo reemplazada por última vez por una extraída del ex-USS Tench, misma que se hallaba almacenada en los terrenos del SIMA, siendo esta idéntica a la requerida por el BAP La Pedrera.

“La pregunta cae por si sola: ¿Cómo es posible que una de las propelas del ex-USS Tench se encontrara en los terrenos del SIMA, si se supone que este buque, bajo el ficticio nombre de BAP Rimac, fue hundido frente a Marga-Marga cinco años antes?.

“Finalmente, el autor del artículo en cuestión señala de que expertos norteamericanos identificaron el casco del BAP Pacocha como el ex-USS Sea Poacher, no como el ex-USS Atule, como reportara la Marina peruana; y nuevamente omite la fuente de dicha afirmación, que es completamente falsa dado que las tareas de rescate del submarino fueron ejecutados íntegramente por el personal del Servicio de Salvamento de la MGP, en los que 103 buzos trabajaron a una profundidad promedio de 40 metros, realizando 2,301 inmersiones durante 11 meses para reflotar, el 23 de Julio de 1989 al siniestrado submarino…”.