“…¡Y ahí está el Morro de Arica como un puño retador!”

0
597
División Blindada del EP
“‘¡Ahí está la Quebrada de Tarapacá como tumba de invasores y ahí está el Morro de Arica como un puño retador!’…”, fue la arenga del jefe de Estado Mayor de la 3ª División Blindada del EP a fines de 1974…

Informe chileno de la previa y desarrollo de la operación peruana de recuperar Tarapacá

Crónicas de la frustrada invasión peruana de Chile hace 43 años

“Chile-Perú: una década de tensión. 1970-1979”, es un informe detallado escrito por la periodista chilena Patricia Arancibia sobre el episodio histórico que pudo cambiar el rumbo de nuestros días para 2 naciones que en 1879-1883 pelearon una guerra y en 1975 estuvieron a punto de retomarla.

Aquí los fragmentos más importantes de su trabajo:
“En 1972, con independencia de la coyuntura política, la Dirección de Asuntos Estratégicos del Ejército Peruano (DIRAE) siguió llevando adelante de manera metódica la preparación de la guerra con Chile…
“Las coordenadas cartográficas (UTM) fueron registradas en el Instituto Geográfico Militar con el nombre clave de Negro-Ar (color asignado a Chile y Ar de Arica)…

“Por otra parte, ‘la zona de acceso para los blindados y la línea de aproximación para atacar Arica y sobrepasarla hasta la cortadura de la quebrada de cauce seco del río Vitor, tenía una amplitud de 30 kilómetros y las rutas a seguir fueron claramente indicadas en la carta de operaciones’…”.

La arenga

“‘Que la lección escrita por los héroes de Tarapacá y los mártires de Arica no sea estéril. Si el adversario de ayer nos adelantó un golpe artero, que no se repita ahora… que no nos sorprenda, pues mientras haya un invasor, lucharemos…

“‘¡Ahí está la Quebrada de Tarapacá como tumba de invasores y ahí está el Morro de Arica como un puño retador!’…
“Esta arenga, pronunciada a fines de 1974 por el coronel Hugo Sotillo Monasterio, jefe del Estado Mayor de la III División Mecanizada del Ejército Peruano, con asiento en Arequipa, retumbaba en los oídos de los mandos peruanos que en el verano de 1975 tenían en sus manos la orden de batalla para invadir Chile…

“La decisión política estaba tomada y el presidente del Perú, general Juan Velasco sólo esperaba la coyuntura adecuada para fijar un nuevo Día D…”.