Cacatúas

0
281
El Rincon Veneco
El Rincon Veneco

Por: Alma Llanera

¡Epa mis panas venezolanos y peruanos, qué más! Aquí reencontrándonos en este Rincón Veneco.

Tengo sentimientos encontrados como venezolana que “echándole pierna” (esfuerzo) junto a mi hermanita nos ganamos la vida honradamente en este hermoso país, que nos brinda la oportunidad de hacerlo, a pesar que hay días que como decimos en Venezuela, “no vemos queso a la tostada” (no ver resultados de tanto trabajo).

Ayer un conocido animador de TV presentó para su nueva temporada de su programa de espectáculos un reality dedicado a resaltar el talento de los ciudadanos venezolanos que se encuentran en Perú.
Con el nombre de “Venezuela Superstar” el reality tendrá como protagonistas a un nutrido grupo de bailarines de mi tierra para presentar este nuevo formato en la TV peruana.

“Hemos decidido hacer un reality para encontrar el talento de estos hermanos a los que debemos ver como los vemos nosotros cuando viajamos a otros países”, contó la conocida “Chola Chabuca”.
Todo indica que, sábado a sábado, los venezolanos deberán someterse a un exigente jurado en distintas pruebas de baile. El talento será premiado en este nuevo concurso.

Es la primera vez que se presenta un espacio dedicado exclusivamente a resaltar el talento de los miles de venezolanos que se encuentran en el Perú buscando un futuro mejor.

No sé si sentirme bien por mis paisas que han encontrado una manera peculiar de forjarse un camino en un país que no es suyo, pero también me siento mal porque como “cacatúas” (escandalosos), prestándose al show morboso de los llamados “realities”, que nunca me han gustado, mis compatriotas parecen estar buscando la salida fácil a sus problemas dando pena y sacrificando su privacidad.

Pero esto es cuestión de opinión y si les resulta a mis paisas que se lo coman con pan y San Pedro se lo bendiga.
Los venezolanos somos un pueblo de muchos talentos como los chicos de la Sinfónica Juvenil que se bandean tocando en las calles de Los Olivos, o los que venden sus productos demostrando sus dotes artísticas en canto y baile en la entrada de Plaza Norte.
No son “cacatúas”, no piden limosna ni buscan dar lástima, son creativos y singulares para destacar por sobre los demás, de manera justa y legal, sin plumas ni lentejuelas.

Como sea, que nuestra Señora de Coromoto bendiga estos chamos “reality” y la mejor de las suertes.