Agua de avena: te mantiene sano y baja de peso a la vez

0
209
Agua de avena
Agua de avena

Alimento barato es ideal para alejarnos de la obesidad y fortalecer nuestro organismo

Pocos alimentos son tan saludables como la avena. Los estudios realizados sobre este cereal dicen que es un maravilloso regulador metabólico: depura todo aquello que sobre en nuestro organismo y cubrirá carencias. Cuida de nuestro corazón, de nuestro intestino, sin olvidar que nos ayuda a perder peso.

La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense) señala que es uno de los alimentos más sanos que podemos encontrar, una fuente de energía y vitalidad que deberíamos incluir en nuestra dieta.
Entre sus beneficios se encuentra: Reduce el colesterol y cuida de nuestro corazón, baja en calorías, depurativa, control del azúcar, mejora la digestión, es anticancerígena, etc.

Baja de peso

El agua de avena en ayunas ayuda a perder peso porque su composición, a base de vitaminas, minerales y fibra, aporta una sensación saciante con la que no tendremos necesidad de comer entre horas, ni comer grandes cantidades de comida.

Además elimina todas las toxinas que nuestro cuerpo va generando y almacenando. Si tomamos su agua, nos aportará proteínas, vitaminas y minerales.

Este cereal es diurético, impide la acumulación de líquidos en nuestro cuerpo y nos hace sentir mejor.

Receta

Ingredientes:
* 1 taza de avena (si es posible sin gluten)
* 1 cucharada de esencia de vainilla
* 6-8 tazas de agua pura
* 1 rama mediana de canela o 1 cucharadita de canela en polvo
* stevia en polvo (no blanca), puede ser también miel de abejas
* Hielo (opcional)

Poner en remojo la avena con el agua por siete horas. Luego, se cuela la avena, limpiándola además con agua pura para que elimine los antinutrientes e inhibidores de enzimas que libera durante el remojo.
Una vez limpia y escurrida, se licúa con la stevia (o miel), canela y vainilla con el agua. Muele hasta que esté todo perfectamente molido. Ahora viértela en una jarra (la puedes colar también), y sírvela con bastante hielo.

Cuándo beberla

  • En las mañanas antes o durante un desayuno ligero, y después de un jugo de vegetales.
  • Entre comidas.
  • Se puede usar como sustituto de leche de vaca en licuados, en el cereal, en las frutas, etc.
  • Tomar un vaso diario o bien de uno a dos vasos cuatro veces a la semana.