Campeonato 2018 pasa a la FPF

0
2521
Iván Torres La Torre
Iván Torres La Torre

Por Iván Torres La Torre
Abogado Vicepresidente del Club Coronel Bolognesi de Tacna

Hemos tomado conocimiento que la FPF organizará el campeonato descentralizado de fútbol 2018, cuyo fixture será sorteado el 15 de enero y se ha anunciado que sería un campeonato con menos fechas para favorecer la participación de nuestra bicolor en el mundial de Rusia 2018.

Si bien es cierto, la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional (ADFP) ha manifestado su intención de trabajar en armonía con la Federación Peruana de Fútbol, esta decisión traerá discrepancias: por ejemplo a menos fechas de competición, menor taquilla; concentración de fechas, perjuicio para los planes de trabajo de los clubes y todo aquello que signifique acelerar un campeonato descentralizado que de por sí ya es complejo y altamente costoso para la precaria economía de nuestros clubes de fútbol que participan en el campeonato nacional.

Sin embargo, tenemos que exhortar a toda la dirigencia del fútbol peruano a tener un objetivo superior, tal es el apoyo a nuestra selección, que es el motivo que mueve a la Federación Peruana de Fútbol a proponer este manejo del campeonato descentralizado. Tengamos en cuenta que, si la selección peruana avanza en su participación en Rusia 2018, esto generará un impacto directo en el campeonato local, que será positivo en la medida que incentivará la afición por el deporte de todos, consolidándose más aún, con un aumento de los hinchas en los estadios; el aumento de la publicidad en medios televisivos, radio y prensa escrita; la venta de jugadores y en general todo aquello que signifique inversión en el fútbol.

La ADFP y la FPF deben tener en cuenta que este descentralizado 2018 tiene una particularidad especial, debido al importante número de equipos de altura y a la cantidad de equipos que compartirían estadios como sede, circunstancia que demandará la sinergia entre ambas instituciones y el planteamiento de una estrategia clara de organización que permita desarrollar un campeonato local que se desarrollará dentro del contexto mundialista donde nuestra bicolor será protagonista.

Finalmente, valga la exhortación en aras de un interés común que es facilitar todos los mecanismos posibles y toda la maquinaria del fútbol peruano para apoyar a nuestra selección, obviamente sin dejar de lado y sin perjudicar a nuestros clubes nacionales. En conclusión, son momentos en los que la dirigencia del fútbol nacional tendrá que demostrar su máxima capacidad de equilibrio, madurez, eficiencia y consenso. Hasta la próxima semana.